14.4.09

¿El fin de la edad de Oro o sólo un pequeño descanso?

Hace no mucho escribía en este mismo blog que estábamos viviendo una Edad de Oro de la televisión (sobre todo norteamericana). Yo mismo establecía provocadoras comparaciones entre “creadores” de series de televisión y directores de cine de estilo más o menos parecido.

Las temporadas de las series se acumulaban en las estanterías de las tiendas, en los discos duros de nuestros ordenadores y parecía imposible dar abasto. Ponerse al día iba a ser cuestión de años. Surgieron blogs dedicados exclusivamente a hablar de series de televisión y a proporcionarnos enlaces para poder verlas antes que nadie.

Bien, seguramente entonces nos equivocamos un poco exagerando el fenómeno, como algunos amigos nos hicieron ver. Ahora, seguramente me vuelva a equivocar pero, me arriesgaré a decir que parece ser que la Edad de Oro de las series televisivas va camino de desvanecerse.

Como digo, tal vez esté en el error pero me da la impresión de que la juerga se ha acabado. 

Tal vez sólo sea por un rato. Ojalá sea el momento en el que, como en toda fiesta que se precie, han llegado los vecinos y/o la policía y todo el mundo se siente obligado a bajar la voz, a tirar los cubatas por el fregadero. Ojalá dentro de un rato suba la música y esa chica escocesa retome el strip tease donde lo dejó. (Sí, ese es el tipo de fiesta al que voy yo, ¿vosotros no?)

El caso, dejándonos de símiles, es que David Simon, David Milch, Aaron Sorkin y David Chase están ahora mismo en el paro. Vamos, seguramente casi todos ellos estén trabajando en series apabullantes pero…  muchos de los creadores que han revolucionado el drama televisivo en los últimos años no tienen serie en emisión.  

Si a esto le unimos que otros de los grandes nombre de la televisión norteamericana reciente están embarcados en proyectos que parecen no estar a la altura de sus predecesores - como es el caso de Joss Whedon (de "Buffy, cazavampiros" a "Dollhouse", John Wells (de "Urgencias" a "Southland") o Alan Ball (de "A dos metros bajo tierra" a "True Blood")- ¿no se presenta el panorama un tanto triste?

¿Qué le queda a un tipo – sí, ese tipo soy yo – que ya ha visto todo “The Wire”, “Deadwood”, “Los Soprano”, “El Ala Oeste”, “Mad Men” e “In Treatment” y se ha cansado de “Perdidos”, “Mujeres Desesperadas”, “Californication”, “Dexter” y unas cuantas más? 

Vale, lo admito, tengo que rellenar algunas imperdonables lagunas: “A dos metros bajo tierra”, “The Shield” y, si supero una intensa (y tal vez también imperdonable) pereza, “Buffy Cazavampiros” y “Battlestar Gallactica” pero todas ellas son series ya acabadas, ¿qué ver después? 

 ¿No os da la sensación de que ninguna de las series más recientes está a la altura de aquellas a las que han sustituido en la parrilla? ¿Soy yo el único que piensa que este fenómeno ha sido algo demasiado efímero? 

¿O es la sensación melancólica de un tipo - sí, este tipo también soy yo - al que sólo le queda media hora más de vacaciones y ya está a punto de tomar el tren que le llevará de la ciudad en la que nació… a la gran ciudad en la que vive o... intenta algo parecido? 


Ya en Madrid, me documento sobre los proyectos de todos esos creadores citados más arriba, ahora sin serie en televisión: David Simon (de "The Wire") trabaja en "Treme" una serie ambientada en Nueva Orleans después del Huracán Katrina, con  la música de la ciudad como elemento central (prevista para 2010 como pronto), Todo lo que he encontrado sobre el nuevo proyecto de David Milch ("Deadwood") "Last of the Ninth", serie policiaca ambientada en Nueva York, data de principios de 2008, así que sospecho que esta serie tal vez haya sido cancelada por la HBO, Aaron Sorkin ("El Ala Oeste") parece centrado en el guión de cine - especialmente llamativo es ésa que planea sobre Facebook, David Chase ("Los Soprano") en uno de los proyectos más esperados, va a producir "A Ribbon of Dreams", serie sobre el Hollywood de los años 30 para la HBO. 

Después de todo, tal vez finalmente sólo se trate de un descanso en medio de la fiesta. La policía ya se está yendo. Y la escocesa vuelve a subirse a la mesa. Que siga la juerga. 

Etiquetas: , , , , ,

7 Comments:

Blogger La navaja en el ojo said...

Tienes razón: o bien hay un bache o bien han pasado los buenos tiempos. Pero creo que, de cualquiera de las formas, el paso que ha dado la televisión ha sido tan grande que ya no se podrá volver a lo de antes. No habrá quizá tanto de lo enorme que nos encontramos hace unos años, pero tampoco volverá a ser como antes de esas series. Ese paso está dado y ahora tienen que crear de ahí para arriba si quieren lanzar bombazos. Esas series inferiores que mencionas, ellos saben que son inferiores y no van a durar o, al menos, no van a pegar fuerte. Cuando quieran hacer algo de gran éxito, ya saben que tienen que encontrar algo tan original como esas series que ahora ya están cansando.

Mientras tanto, en el cine no ha ocurrido nada de esto y no está ocurriendo ni asomándose. O sea, que el cine seguirá estando estancado y la tele ya ha dado un paso de gigante.

8:58 a. m.  
Blogger Mer said...

Déjalo a Sorkin en el paro hasta que se le baje el ego.

Pues a mí Southland me encanta!

11:57 a. m.  
Blogger Small Blue Thing said...

Dollhouse ha ido ganando en calidad y en interés, en serio. Es muy difícil hacer un bombazo cada dos años, sobre todo cuando tu trabajo anterior ha sido Buffy y luego Firefly (¡¡no, Angel no existe, quitenme la camisa de fuerza, nooooo!!).

Y Firefly, tremenda como era, tuvo 13 episodios. Trece.

Por lo demás estoy de acuerdo con la navaja: el público ya se ha (nos hemos) acostumbrado a ver televisión de calidad.

6:17 p. m.  
Blogger Señor Negro said...

La verdad que el listón se está colocando muy alto sin duda. Ahora las nuevas series tienen que, digamos: "currárselo mucho para dar la talla". El espectador quizás también se vuelva más exigente, más exquisito.
Me gusta ser optimista, tener la ilusión y pensar que aún quedan joyitas por ahí y que irán sorprendiéndonos poco a poco. (Este pensamiento también me pasa con el cine)

Por cierto, esta semana de vacaciones unos amigos me hablaron maravillas de la serie "Deadwood", serie que no conocía (perdón por la ignorancia) Me pondré con ella a tope.
La que me tiene encandilado ahora mismo es "Mad Men". ¡Me encanta!

1:02 a. m.  
Blogger Víctor said...

Deberías probar Damages, una serie aun sin acabar, con una temporada y media bastante entretenidas, antes de darlo todo por perdido.

10:02 a. m.  
Blogger Daniel said...

Hola, Navaja, sí estoy bastante de acuerdo, creo que las series de televisión subieron un escalón y no creo que vayan a bajarlo de pronto, pero la cosecha de los dos o tres últimos años me parece que ha sido más baja de lo que estábamos acostumbrados.

Vale, Mer, vale... seguro que el ego de Sorkin está hipertrofiado pero, si es capaz de hacer cosas como Studio 60 con el ego hinchado, por mi como sigue así. No he visto nada de "Southland" la verdad y he leído de todo sobre ella.

Small Blue, bienvenido por aquí, como creo que se ve en el post no soy muy fan de Joss Whedon pero intentaré ver algo de Dollhouse, como recomiendas.

Sí, Señor Negro, te recomiendo que sigas con "Mad Men" (a mí casi me gustó más la segunda que la primera) y que veas "Deadwood" sin falta. Yo también espero que esto no se haya acabado y que sigan saliendo joyas de donde sea.

Gracias, Víctor, ya vi la primera de "Damages" hace un tiempo. Me gustó y la vi muy enganchado. Sin embargo, me pasó lo mismo que con "Perdidos" o "Dexter" me dejó saciado tras una temporada y, realmente, no he tenido ganas de volver a engancharme. Es como si con una temporada de trampas y giros de guión sorprendentes ya me bastara.

9:22 a. m.  
Blogger Small Blue Thing said...

Hombre, te queda Dollhouse, y te queda No heroics, The Big Bang Theory, La chica de ayer, Entourage...

Es difícil estar "a la altura" de algunas de las series que has nombrado (ejem ;) pero eso no desmerece las otras.

7:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home