13.1.09

Un océano ¿y algo más?


En este artículo del sábado en Babelia, Muñoz Molina habla sobre "Gomorra" una de las películas que más me impactó el año pasado. 
"No he leído el libro de Roberto Saviano en la que se basa la película: no sé si será posible que las palabras transmitan esa grosera realidad infernal que hay en las imágenes, en el movimiento de una cámara que es una mirada de fascinación y repulsión sin sosiego, sin la coartada estética de tanto cine insensatamente glorificador de la Mafia. Hemos admirado como héroes románticos a los forajidos de James Cagney, a Vito y a Michael Corleone, al Ray Liotta desquiciado por el dinero y la cocaína en Uno de los nuestros, a los asesinos en chándal de las urbanizaciones horteras de Nueva Jersey donde tiene su reino Tony Soprano. Gomorra no accede ni un solo momento a esa clase de engaño: incluso contiene una reflexión implícita sobre el mimetismo que la violencia y el lujo de las películas de gánsteres pueden inducir en mentes débiles, como las de esos dos muchachos atolondrados que se saben de memoria los diálogos doblados al italiano del Scarface barroco y vulgar de Brian de Palma y hasta repiten gesto por gesto la interpretación de Al Pacino, convertidos sin saberlo en parodias de lo que ya era una parodia(...)"

Todo este párrafo, con el que estoy de acuerdo, me ha recordado una frase de Alexander Payne que he encontrado aquí en inglés. Dice Payne "No tenemos películas sobre nosotros y no tenemos tampoco una cultura cinematográfica nacional. Rodar historias sencillas sobre lo que le pasa a la gente no debería ser una aspiración épica, pero lo es".


Generalizando (y, por lo tanto, equivocándome) me pregunto: ¿hay algo en la ficción norteamericana que impone cierta estilización idealista y... la aleja del realismo? 
Por otra parte, ¿hay algo en la ficción europea que tira en la dirección exactamente opuesta? 

¿Qué opináis vosotros? 

(Actualizado el martes, ampliando la cita de Muñoz Molina para incluir las menciones a Scarface, el mismo personaje retratado en las figuras. Si estás interesado en alguna de ellas, ésta es tu tienda en Internet).

Etiquetas: , , , , ,

7 Comments:

Blogger Miss Julie said...

Pues mira no sé qué responder, al menos de una manera inteligente, clara y bien escrita. Sólo te digo que cada vez creo que más que un océano nos separa una galaxia. ¡Sorry es que hoy estoy un poco cósmica!

12:05 p. m.  
Blogger José Ignacio said...

En un curso de guión, el analista de guiones Miguel Machalski, decía que el cine de Hollywood muestra a los individuos, y el mundo en general, como nos gustaría que fueran y el cine europeo intenta mostrarlos tal y como son.

Entiéndase esto en términos muy generales.
Hay un montón de películas, de uno y otro lado, que no cumplen esta regla.

3:44 p. m.  
Blogger Martín Barquero said...

El propósito, y por tanto la forma, de las historias acaba viéndose influido por la financiación. Quién aporta el dinero, cuánto aporta y con qué intención. Como los sistemas predominantes son distintos aquí y allí, puede dar la falsa impresión de que las sensibilidades también lo son. Sobran ejemplos, en toda la historia, para sospechar que no es así.

Me sorprende un poco la frase de Payne, teniendo en cuenta que en sus películas, salvo en "Entre copas", suele deformar (estupendamente) la realidad.

12:49 a. m.  
Anonymous Ángel said...

Pues generalizando a mí me preocupa que en el cine épico americano de hoy haya siempre que salvar el mundo, ¿no? es de ahí para arriba. Pones a un tío salvando un autobús lleno de niños y es una mierda de héroe. Ya lo decía Goldman en su segundo libro sobre su carrera, pero la tendencia va a más.

Es una chorrada de reflexión, pero me preocupa.

9:10 p. m.  
Anonymous Angela said...

No he entendido la pregunta, pero me han gustado las fotos y el muñeco.

12:09 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estoy con el libro.Me gusta, me parece muy real y muy bien escrito. La peli aún no la vi, pero no creo que lo supere. vagalumevozenoffblogspot.com

2:18 p. m.  
Blogger Food and Drugs said...

Para mí hay una diferencia clara entre el cine americano y el europeo. En el primero vas a que te cuenten una mentira muy bonita, y cuando vas al segundo, es para que te estampen las crudas verdades tal cual.
Yo personalmente opino que la verdad desnuda es en sí mismo un producto artificial y demasiado refinado, y que por ello su sabor no agrada al público.
Dentro de nuestras cabezas los engaños, y sobre todo los autoengaños, tienen siempre mejor acogida.
Saludos

7:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home