19.7.08

Sundance, "The Nines" y la muerte del cine independiente


Últimamente vengo escuchando de bastantes películas españolas que, a pesar de tener buenos repartos y haber ganado premios en festivales, encuentran inmensos problemas para llegar a los cines. No es un problema nuevo pero me da la impresión de que se está agravando.
Un reciente post de John August haciendo balance sobre su película "The Nines" me ha hecho ver que no se trata de un fenómeno únicamente nacional.
Creo que, a pesar de que August habla de su caso personal, las conclusiones que extrae son mucho más generales: vamos camino de cambios muy importantes en el modo de explotar las películas, estrenarlas y distribuirlas.
No tengo ni idea de cómo será ese futuro pero creo que de la experiencia de August se pueen extraer algunas conclusiones.
He traducido el texto, con mi osadía habitual, espero que os guste. Aquí está la versión original inglesa.
Sundance, "The Nines" y la muerte del cine independiente
Esta cita de Mark Gill en Los Angeles Times de la semana pasada puede parecer descorazonadora para los cineastas independientes:

De las 5.000 películas enviadas a Sundance cada año – en general con presupuestos inferiores a los 10 millones de euros – hace tres años tal vez 100 fueran estrenadas comercialmente en los Estados Unidos. Y de ellas, unas 20 obtenían beneficios. Ahora serán alrededor de cinco. Es decir, una décima parte del 1%. Por decirlo de otra manera: si mañana decides rodar una película por debajo de los 10 millones de dólares de presupuesto, tendrás un 99’9% de posibilidades de fracasar.

Este razonamiento es bastante cuestionable. Para empezar, la gran mayoría de las películas de Sundance están muy por debajo de los 10 millones de dólares de presupuesto. Muchas están por debajo del millón. Además, se omite cuál es el número de películas independientes estrenadas comercialmente ahora, comparando con hace tres años.

Además, surge la pregunta: “¿Fracaso? ¿Fracaso para quién?”. Incluso una película que no recupera su costo probablemente será rentable para sus distribuidores una vez que se logren ventas a televisiones y vídeo. Además, y esto es más importante, una buena película independiente proporciona trabajo en el futuro para sus estrellas y técnicos. Así que hay mucho de éxito en ese 99’9% de fracaso.

Una vez dicho todo esto, hay que reconocer que tiene bastante razón.

Me he resistido a escribir la autopsia de "The Nines", pero, ahora que ya todo ha terminado, voy a hacerlo. La versión corta es esta: la película salió como yo quería. La distribución de la película fue muy decepcionante.

Estas son las principales lecciones que extraje de la exhibición y distribución de la película:

1. Los rumores de Sundance son molestos y no significan nada:
"The Nines" se estrenó en Sundance en 2007. Nos pusimos contentos cuando la película fue escogida: no era ni mucho menos seguro, a pesar de nuestro reparto, nuestra filmografía y mi relación con el laboratorio de Guión de Sundance. Nos dieron un hueco fuera de competición, una buena sala y una buena noche para la proyección. Conseguimos un agente de ventas. Todo tenía buena pinta.

Mi primer indicio de que fallaba algo llegó cuando la empresa de publicidad que habíamos seleccionado como primera opción vio la película y decidió no representarnos. No les encantó la película. En cambio, los publicistas que contratamos finalmente la adoraban y se lo curraron a tope para sacarla adelante. Sin embargo, ese primer rechazo debería habernos indicado que la película iba a tener firmes detractores y defensores, y que unos y otros iban a ir determinando su trayectoria a partir de entonces.

Hicimos las cosas en Sundance como se supone que debes hacerlas: con todas las entrevistas de prensa, recorriendo de arriba a abajo las calles nevadas. Nos encontrábamos todo el tiempo a las mismas pelis haciendo el mismo numerito que nosotros, algunas de ellas representadas por los publicistas que nos habían rechazado. Todo eran sonrisas pero, cada vez que escuchaba a los espectadores del festival hablando de otra película, me ponía celoso – excepto en el caso de que la estuvieran criticando, entonces, me ponía algo más contento. Supongo que es un instinto natural. Indiefreude.

"The Nines" fue una de las aproximadamente 20 películas que recibió cierta atención de los medios -bien fuera espontánea o no- en Sundance. Las otras (1) fueron:
Excepto "Hounddog" (la “Película de la violación de Dakota Fanning”), todas las demás se vendieron durante Sundance o poco tiempo después (2). Les llamaremos la promoción de 2007.

En cuanto a la repercusión de la película, yo colocaría a "The Nines" en el medio del grupo. Era difícil conseguir una entrada y fueron añadiendo nuevas proyecciones. Pero, después del estreno, quedó claro que no íbamos a tener una gran oferta. Otras películas se estaban vendiendo rápidamente y cada día se iban estrenando nuevos títulos.

Dieciocho meses después, es fascinante comprobar qué poco significó toda ese cotilleo mediático durante el festival. Los precios que se estaban pagando por las películas – un elemento clave de esos cotilleos (“¿Sabes cuánto han pagado por…?”) iban desde los pocos cientos de miles de dólares a los siete millones pagados por "Son of Rambow".

Pero eso fue lo de menos. Casi todas fracasaron.
Waitress” se vendió pronto, se estrenó pronto y fue, con mucho, la que más dinero obtuvo en taquilla (19 millones) (3). En segundo lugar quedó “Under the same moon” (12,5) seguida por "Once" (9) y "How she move" (7). "Son of Ranbow" probablemente acabe la quinta. Está en los cines ahora mismo y ya ha obtenido 8 millones en el extranjero.

Ninguno de estos ha sido un éxito de taquilla como "Little Miss Sunshine". Pero uno puede estar contento si está en ese grupo porque, después de esas cinco películas se abre un inmenso hueco. Ninguna de las demás ganó un millón de dólares. De hecho, ninguna obtuvo más de 100.000. "The Nines" tampoco, a pesar de que empezó bien en taquilla.

Al menos se estrenó. Al menos se vendió. En 2007, se enviaron a Sundance 3.287 largometrajes. De ellos, se proyectaron 122 en el festival. Apenas 20 se estrenaron en cines (4).

Los otros cien se proyectaron en otros festivales y, finalmente, pusieron sus esperanzas en encontrar un buen trato para salir en DVD. Y tal vez eso no fuese tan malo porque… ¿sabes una cosa…?

2. La proyección en cines es una especie de tontería
Incluso cuando estaba haciendo "The Nines", ya tenía en la cabeza que la gran mayoría de los espectadores iban a verla en una pantalla pequeña. Por eso nos trabajamos mucho el DVD, para hacerlo muy atractivo, con comentarios y contenidos adicionales pensados desde el comienzo.

Pero a la vez estábamos ansiosos por preparar el estreno en cines. Se dedicó un montón de esfuerzo a sacar las copias en 35mm. – ocho en total. Tuvimos reuniones telefónicas para decidir fechas, mercados y cines, con proyecciones especiales las noches de estreno y… un montón de cosas.

Fue tiempo perdido.

Entonces no nos daba esa impresión pero el estreno en cines era un símbolo; más que nada, el cumplimiento de una condición contractual. Lo serio era el DVD.

Se anunció como una distribución progresiva: estreno en unos pocos mercados clave antes de ir ampliando. Sin embargo, desde el punto de vista del distribuidor, no había ningún motivo para plantearse expandir la distribución más allá de Nueva York, Los Angeles y Austin. Cada nueva ciudad significaba más dinero gastado en anuncios en prensa y no había ningún incentivo para hacerlo. Desde la perspectiva de los costes, Nueva York y Los Angeles ya le daban a la película suficiente cobertura en los medios como para acompañar la salida del DVD, que era donde esperaban conseguir dinero.

El único problema fue que…

3. El DVD debería haber salido mucho antes, tal vez simultáneamente.
Ryan Reynolds, el protagonista de la película, es casi una estrella, así que conseguimos mucha atención en los medios. Estuvo en TRL (show de la MTV), con Conan O’Brien y en cualquier medio de Nueva York que te puedas imaginar. Pero hablarle a un universitario de Iowa de una película que jamás se estrenará en su ciudad es inútil. Se le olvidará en una semana.

Así que lo inteligente hubiera sido estrenar en Nueva York y Los Ángeles y sacar inmediatamente el DVD (5). Sé que eso recuerda al estigma de “directo a vídeo”, pero si eso quiere decir que los espectadores potenciales de la película en todo el país pueden acceder a ella, me da igual el estigma.
La reducción de la "ventana" antes de que salga el DVD es algo que preocupa a las grandes películas de los estudios de Hollywood pero para los indies, no creo que suponga gran problema. Los cines que suelen proyectar películas independientes no compiten tanto contra el DVD, sino contra la televisión en general. La gente que solía acudir ahora se queda en casa a ver la HBO y Bravo.

Si yo tuviera un cine de estas características, cambiaría de película cada semana, asumiendo que puedes atraer a los cinéfilos más entusiastas – animados por proyecciones especiales con preguntas a los cineastas – y luego pasaría a la siguiente película. Y eso es lo que hacen. Así que "The Nines" y casi todas las demás películas de nuestra promoción se estrenaron en cines a los que yo no iría normalmente, y muchas veces sólo duraron una semana.
Sacar el DVD justo entonces no hubiera perjudicado los ingresos por taquilla. Realmente, no había muchos ingresos que perder.

4. Debería haber prestado más atención al extranjero
Al centrarme en el estreno en Estados Unidos, no le presté demasiada atención al extranjero hasta que la película se proyectó en el Festival de Venecia, en la Semana de la Crítica. Hubiera sido más inteligente ir a Sundance con la intención de ir después a Berlín, Cannes y después cualquier otro festival significativo que nos invitara (6). Sin embargo, por obligaciones laborales y familiares, no pude hacerlo. De todos modos, un auténtico director debutante podría pasarse por lo menos un año viajando con su película.

Acabamos estrenando en cines en Gran Bretaña, además de salir con un buen DVD. Pero dejamos sin atender el resto de Europa – especialmente Francia y Alemania. Ni siquiera un buen contrato de distribución para Australia ha hecho que la película se estrene allá todavía. Lo cual es ridículo porque…
5. Si no hay otra opción, todo el mundo la pirateará.
En IMDb, las búsquedas de “The Nines” alcanzaron su punto más alto, el número 11, el 20 de enero de 2008 – dos semanas antes de que saliera el DVD. Esto es porque… finalmente alguien lo colgó en BitTorrent. De pronto, el universitario de Iowa y el programador de Arles podían, por fin, ver la película.
Imaginemos qué hubiera pasado si "The Nines" se hubiera colgado en Internet poco después del estreno en cines, por ejemplo, el 19 de agosto. En ese momento éramos la búsqueda número 836 en IMDb, y estábamos en el medio de una campaña publicitaria que nos llevaría hasta el número 47 de esa clasificación.

Que alguien colgara la película en Internet, ¿nos hubiera ayudado o perjudicado?

Teniendo en cuenta que sólo estábamos proyectando la película en dos ciudades de todo el mundo, no creo que nos hubiera perjudicado demasiado. Y si hubiera habido una manera legal y fácil de permitir que la gente viera la película -por ejemplo, a través de iTunes- creo que hubiéramos podido aprovechar al máximo la atención de los medios. La versión pirateada iba a estar disponible en cuanto saliera el DVD o incluso antes, así que tal vez podríamos haber aprovechado esto al máximo.

Creo que filtrar una versión de calidad decente y con marca de agua (7) hubiera contribuido a que se conociera y hablara más de la película. Y esto nos hubiera beneficiado cuando estuviera disponible poco después en DVD y/o iTunes.

¿Merece la pena molestarse en hacer una película independiente?
Sé que gran parte de este artículo da bajón. Uno tiene poco posibilidades de conseguir que su cutre peli indie se proyecte ante público de pago, y conseguir ganar algo de dinero es casi imposible.

Pero insisto en mi comentario anterior de que hay mucho de éxito en ese gran porcentaje de fracaso. "The Nines" no ha sido ningún fenómeno, pero tiene un buen número de superfans, algunos de ellos, cineastas y críticos. Nos ha proporcionado nuevas oportunidades de trabajo a los actores y a mí, y un buen crédito a los que trabajaron en la película.
Financieramente, el balance de la película ha sido cero. Ni pérdidas ni ganancias. Nunca he dicho cuál fue su presupuesto pero fue suficientemente bajo como para que nadie saliera perjudicado.
Desde el punto de vista del distribuidor, la ventaja de estrenar en pocas ciudades es que tampoco necesitas ingresar mucho para recuperar la inversión. Cada uno puede calcular el “coste oportunidad” de diferentes maneras. Sin duda, yo hubiera ganado mucho más dinero haciendo mi trabajo habitual como guionista, pero, a largo plazo, posiblemente "The Nines" ha sido más satisfactorio.

¿Mi consejo? Deberías hacer una película independiente sólo porque quieres hacerla. Punto. El éxito artístico y el comercial no tienen mucho que ver y sólo puedes controlar, y remotamente, el primero.

Si tuviera que hacerlo todo de nuevo, haría la misma película pero cambiaría completamente la manera en que se difundió. Hubiera cuestionado muchos de los procedimientos habituales de distribución, que parecen formar parte de un mundo indie que ya ha desaparecido. "The Nines" posiblemente hubiera ingresado igual de poco en la taquilla pero hubiera tenido más impacto en un público mayor. En definitiva, creo que así es como se debería medir realmente el éxito de una película independiente: ¿cúanta gente la vio?

(1) He elaborado esta lista de memoria y usando el Google. Si he omitido alguna otra película que tuviera repercusión, la añadiré gustosamente.
(2) Algunas otras películas se vendieron posteriormente, incluyendo estrenos en cable. No sé nada sobre el destino de "Hounddog".
(3) Estamos acostumbrados a mirar siempre la taquilla nacional y esos son los datos que doy. De todos modos, hay que tener cuenta que el mercado internacional es muy importante, como se dice luego.
(4) Las ganadoras de los grandes premios – "Manda Bala" y "Padre Nuestro" – fueron estrenadas pero no lo supe hasta que no lo comprobé.
(5) Ofrecerlo o bien en pay per view por cable o satélite o bien en descarga desde iTunes.
(6) En total, "The Nines" fue invitada a más de 100 festivales.
(7) Hubiera puesto “lookforthenines.com” en una esquina de la pantalla.

Etiquetas: , , ,

10 Comments:

Anonymous mikele said...

Muchas gracias por el trabajo, ha estado muy interesante.

5:48 p. m.  
Blogger Fender Stratokaster said...

Igualmente, se agradece el tiempo y trabajo de traducción.

Salud, man!

4:30 a. m.  
Blogger Daniel said...

Gracias a vosotros por leer la traducción.

Un abrazo fuerte.

9:14 a. m.  
Blogger Sun-T said...

Una lastima por que The Nines es una de las peliculas que mas me gusto del año pasado, le hice una critica muy favorable en mi blog. Pero una cosa es la calidad y otra el dichoso mainstream. Lastima, y seguira sucediendo

12:04 p. m.  
Blogger José Ignacio said...

Un articulo muy interesante.
Gracias por la traducción.

3:10 p. m.  
Blogger Lilian said...

Interesant'isimo...gracias por colgar el trabajo, hay que tomar en cuenta la voz de la experiencia...
saludos :)

6:39 a. m.  
Blogger acho said...

El artículo es muy interesante. Pero obvia, claro, una cosa importante: "The nines" es una peli raruna - independientemente de su calidad, que a mi me gustó; creo que fui de los pocos en Sitges - no esta hecha ni mucho menos para el gran público, y más allá del gasto en publicidad, de las condiciones del estreno y todos esos aspectos, probablemente no hubiera hecho mucho más dinero del que hizo.

Y está bien que sea así, creo. Bajo coste, bajo riesgo, y posibilidad de contar más o menos lo que quieres sin preocuparte de si va a gustar a las masas. A mí, eso me suena a cine independiente saludable.

Un abrazo, Dani

11:33 a. m.  
Blogger sasskya said...

hola:

Qué artículo más interesante sobre una de las películas que más me gustó de Sitges. Es una pena que no se haya estrenado, porque así también la hubiese visto (verla en inglés hace que en ciertas ocasiones pierdas el hilo). Y pensar que tanto en España como en EEUU se estrenan verdaderos bodrios, y que películas buenas (al menos en Sitges logré ver the last Winter, the first Snow, Chrysalis, que me encantarron, incluso del anterior festial aún estoy esperando a que estrenen Renaissance...) no llegen ni a ver en pantalla grande y que se tenga que recurrir a "otros modos" para poderlas disfrutar.

2:04 p. m.  
Blogger dequesi said...

Indie-pendiente de su potencial comercial (que es tirando a nulo), el artículo se olvida (lógicamente) de un problema gordo: y es que la película es floja de narices. Curiosa quizás, intrigante a ratos, lenta todo el tiempo, y finalmente, irremediablemente absurda. El guión está (relativamente) bien escrito, pero parte de una idea que no hay por dónde cogerla. Y lo dice un fan de Kaufman...
El cine independientemente tiene pocas posibilidades de llegar a ninguna parte (ahí están los otros miles de pelis que no pasaron de la papelera de Sundance), y para conseguirlo tiene que ofrecer mucho, mucho más que The Nines.

7:56 p. m.  
Blogger AlejandraP said...

interesanteee!!! thanks!

2:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home