21.5.07

Guionista airado

Del artículo de Juan Cueto en El País de ayer. Aquí para suscriptores.
"...El creador de una serie es el que tiene la idea original y luego la produce. Una mezcla de las dos viejas teorías. De la misma manera que el creador de Los Soprano es David Chase, el de Perdidos J.J. Abrams o Marc Cherry el de Mujeres Desesperadas. Esto es muy nuevo, y de ahí la perplejidad cinéfila antes las mejores ficciones del momento, en las que la estrella ya no es aquél sobrevalorado director, sino el que escribe la idea original en apenas media docena de folios y encima la produce. Lo más parecido a un autor de novelas."


Perplejidad cinéfila, ¡qué bien descrito!

De pronto, empieza la tele de autor.

Y, curiosamente, ese autor... no se pone detrás de la cámara, sino que es el tipo que escribe la serie.

Tal vez siempre haya sido así.

Tal vez resulta que el autor no es el tipo que dirige una película, sino el que la escribe.

En estos tiempos en que algunos mitos franceses parecen cuestionados...

¿Qué tal si de una vez mandamos la teoría del cine de autor al cementerio?

Hitchcock era un excelentísimo y muy personal... director de cine. Ni más ni menos. Director de cine.

Pero no escribía sus historias. (Desde luego, no las de sus películas más importantes).

Y, lo siento mucho, la gente que va al cine va a ver una historia.

La gente que lee novelas quiere una historia.

La gente que ve una serie de televisión quiere ver historias.

Lo que importa es la historia.
Lo que importa es la historia.
Lo que importa es la historia.
Lo que importa es la historia.

De la historia habla la gente al salir del cine. Para bien o para mal.

No hablan de profundidad de campo, no hablan de montaje paralelo, no hablan de foto con grano o del método Stanislavsky.

En una película, en un episodio de televisión, todo debe estar subordinado a la historia.

Todo.

Las historias para cine y televisión las escriben unos señores llamados guionistas.

Es su trabajo y, normalmente, lo hacen un poco mejor que un tipo cualquiera de la calle.

Y para ese trabajo, y, por lo tanto, para ellos mismos, sólo reclamarán una cosa.

Una cosita pequeña.

De tres sílabas.

RES - PE - TO.

Etiquetas: , ,

29 Comments:

Blogger xy said...

Bueno, quizá Hitchcock no sea el mejor ejemplo. En el libro de Truffaut queda claro que colaboraba muy intensamente con los guionistas y que muchas de las ideas más interesantes de sus películas eran suyas.

De todas maneras, coincido en que deshacernos de la idea del auteur nos interesa a todos.

5:45 p. m.  
Blogger xy said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

8:03 p. m.  
Blogger xy said...

Le comentaba que le he ido dando vueltas a su post durante esta tarde y cada vez lo encuentro más equivocado.

Ridiculizar al director como el tipo que elige las ópticas o hace montajes paralelos me parece especialmente asqueroso.

En realidad, el trabajo de creador de una serie, que establece la historia, sí, pero también el tono, la fotografía, la música, el tipo de actuación o elige a los actores se parece muchísimo más al de director de largometrajes que al de guionista de los mismos.

De hecho, los creadores de las series raramente escriben los guiones de cada episodio.

Cualquier director de cine o bien está en la génesis de la historia de la película que va a dirigir o bien la cambia, para bien o para mal, hasta hacerla suya.

Igual que hace con el trabajo de todos los demás departamentos que participan en la misma.

Y reducir a Hitchcock a mero realizador ya es la bomba. Se lo explicaré sencillito: Hitchcock sabía mucho más de guión que cualquiera de sus guionistas de dirección.

8:14 p. m.  
Blogger Teniente Colombo said...

Hitchcock enseñó a escribir guiones a un buen puñado de sus guionistas. Lo dicen ellos, no yo.

Has escogido el peor ejemplo posible.

¿El autor de una película es el director? Pues a veces. A cineastas con un universo personal muy fuerte les considero autores, aunque no firmen sus guiones (Tim Burton, por poner un ejemplo actual). Pero por supuesto no considero autor al director de XXX 3 o cosas así.

Quizá no tenga razón, pero creo que está claro lo que quiero decir.

8:27 p. m.  
Blogger Andrés said...

Un señor que se llama William Goldman, en un libro bastante respetado (Aventuras de un guionista en Hollywood) escribió lo siguiente: "...las películas son una aventura en grupo. Básicamente somos siete los imprescindibles y, si queremos que la película tenga calidad, debemos dar lo mejor de nosotros mismos. Por orden alfabético: actor, director, director artístico, director de fotografía, guionista, montador y productor..."

Y después elabora toda una interesante teoria que destroza el mito de Hitchcock creado por Truffaut y compañia sobre el cine de autor.
Puede que no siempre se cumplan estos requisitos. Pero la mayoría de las veces sí. Al menos en Hollywood sí. Y, en la televisión, y en España ocurre algo parecido. De ahí que la figura creador aplicada a una obra audiovisual sea extremadamente compleja. Y puestos a elegir, creo que abunda más la teoria de Goldman que la de Cueto. Eso no exime que la responsabilidad de un producto tenga un director de orquesta. Chase, Kelly, Abrams y compañía son talentos creativos.
Pero no debemos olvidar, que en la creación del personaje central algo tendrá que ver el actor. Sino, por qué Gandolfini ha pedido 700.000 euros por capítulo y se los han concedido?
Bueno, difícil y espinosa cuestión.

2:54 a. m.  
Blogger xy said...

Bueno, Andrés. Me he releido el pasaje de Goldman sobre Hitchcock (pp. 102 y 103), porque había leído el libro y no recordaba nada parecido a una defensa arriaguesca de la autoría del guionista.

Goldman tiene una virtud y un defecto: es muy sensato y, a la vez, es incapaz de desarrollar un argumento completamente. En el caso de Hitchcock empieza hablando de la importancia de todos los departamentos creativos en la concepción de una película y, para apoyarlo, nos explica que el desmesurado halago por parte de los críticos hacia Hitchcock por su condición de autor, le hizo confiarse y pergeñar algunas de las peores películas de su carrera.

No "destroza el mito de Hitchcock creado por Truffaut y compañia sobre el cine de autor". Nos habla de lo nefasto que puede ser el halago contínuo para un creador.

Durante su exposición, por cierto, dice cosas como "[Hitchcock] Fue un gran constructor de sofisticados thrillers".

Insisto en que usar a Hitchcock como ejemplo para criticar el concepto de autoría por parte del director no es buena idea. No, porque se trata de un director cuyas películas son instantáneamente reconocibles independientemente de la gente que trabajara en ellas y cuyo estilo ha sido, mal, imitado infinidad de veces.

Dicho esto, estoy totalmente a favor de que se respete más a los guionistas. Y creo también que el concepto de autor ha hecho bastante daño a los directores. No todo el mundo tiene una visión tan personal como Hitchcock y a mí, personalmente, me atrae mucho más la idea del filmmaker: gente, como Spielberg, que coge cada proyecto y trata de realizarlo de la manera más eficaz posible, lejos de manierismos y obsesiones.

De todas maneras, al final, debe haber una visión unitaria en el proyecto. Alguien tiene que dirigir a cada departamento para que la obra final tenga coherencia. Creo que es precisamente eso lo que gente como Arriaga no quiere entender. Y ese es el trabajo del director o del creador de la serie.

9:33 a. m.  
Anonymous Metabarón said...

AMÉN.

"Las películas son historia, historia, historia, guión, guión, guión. El resto es solo rock and roll"

-Ridley Scott-

(sí, ya sé que resulta paradójico)

Por cierto: en España la mayoría de los directores de cine escriben sus guiones y miren que resultados tan penosos...

11:24 a. m.  
Blogger Yo soy Sam said...

Bueno, el título lo dice todo, "Guionista airado". Entiendo perfectamente tus ganas de reconocimiento y respeto a la profesión, pero en tu empeño, creo, yerras apuntando donde no está el error, como indican los demás.

No todo es historia y guión. Probablemente es lo que el espectador medio más recuerde, por encima del tipo de planos o el montaje usados. Pero la historia necesita una forma de ser contada, y eso lo da el director. No minusvalores una labor por darle más relevancia a la otra.

En lo que sí estoy de acuerdo es en esos directores juanpalomos (españoles y extranjeros) que escriben y dirigen (y algunos hasta más). Yo prefiero los resultados cinematográficos de alguien que prefiere delegar en un ideador y estructurador de historias en papel, para que luego él lo plasme en imágenes en movimiento.

Un saludo a todos!

12:01 p. m.  
Blogger sigfrid said...

Te recuerdo, querido guionista, que la autoría de una obra audiovisual de ficción puede ser compartida en diferentes grados. En una película, según los casos, puede ser más autor un guionista (Rafael Azcona), un productor (Val Lewton) o una actriz (Marlene Dietrich) que el director.

Te has referido a la “política de los autores” como un mito francés, y cuál es mi sorpresa cuando pincho en “mitos franceses” y aparece Sarkozy arremetiendo contra “mayo del 68”. A mí Sarkozy, con su ministerio de “identidad nacional”, sí me parece un mito francés.

La “política de los autores” es anterior al 68 y fue discutida, por sus excesos, desde su propio origen por André Bazin, uno de los fundadores de la revista, Cahiers du Cinèma, que la popularizó entre la cinefilia internacional.

Hichcock no es un simple director, es el autor de su obra. Si no quiso aparecer como guionista en la mayoría de sus películas es porque sabía bien lo que vale la tarea de un guionista. Trabajó con algunos de los mejores. Los elegía él (fue el productor de la mayoría de sus films). También elegía las obras que quería adaptar al cine. Y estaba siempre detrás de todo el proceso de escritura de sus películas, conduciéndola hacia sus intereses como cineasta.

Lo peor de cierta televisión es que convierte al director en un simple funcionario de la imagen. Las series, tú lo sabes bien, se fabrican de forma que da igual quién las dirija: son muchos los que han de hacerse cargo de sus capítulos, por lo que su labor se estandariza y el verdadero trabajo de la puesta en escena prácticamente desaparece. Este “control” resulta empobrecedor, y creo que de alguna forma tiene que ver con el análisis marxista del carácter fetiche de la mercancía, curiosamente desdeñado por los ambientes marxistas del 68.
Con todos mis respetos,
SIG

12:53 p. m.  
Blogger xy said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

1:11 p. m.  
Blogger xy said...

Muy majo post, Sig.

1:41 p. m.  
Anonymous Amarcord said...

"El hecho de que Hitchcock no permita a ningún escritor recibir el mérito que merece, ¿es un defecto de carácter?

-Sí, un gran defecto. Y un defecto de muy poca generosidad porque, como he dicho, él es totalmenten incapaz de crear una historia o de desarrollarla. Tuvo buenas ideas, _pero nunca le dio mérito a nadie salvo a sí mismo"

Charles Bennett en el libro Backstory.

(Y eso que Bennet recomendó a Selznick que trajese a Hollywood a dos directores británicos: Hitchcock y Robert Stevenson, y habían trabajado previamente en varias producciones británicas).

Sobre los guionistas y Hitchcock debe leerse del libro "El oficio del guionista" la entrevista a Ernest Lehman.

(Ojo, que coincido en que Hitch era un genio... pero hay que matizar mucho sus afirmaciones en el libro de Truffaut)

6:12 p. m.  
Anonymous Aquiles said...

Hola a todos. Soy un espectador que, como la mayoría, no sabe mucho sobre la teoría y la historia del cine.

Por la misma regla de tres no me sé el nombre de ningún guionista.

Pero cuando voy a ver una película, cuando veo la tele y cuando abro un libro lo hago porque quiero, siempre, que me cuenten una historia.

O sea, "absolument d'accord".

12:07 a. m.  
Blogger Daniel said...

Bueno, ya me imaginaba un pelín de polémica...

De hecho, iba buscándola. Pero, de todos modos creo no voy a volver a postear airado.

A ver, contesto a algunas cosas, a todo no puedo.

Xy, a lo de Hitch creo que contesta perfectamente amarcord en su comentario.

No quiero reducir el trabajo del director a la óptica o el montaje paralelo (por cierto, esto muchas veces tampoco lo hace el director, suele venir en el guión. ;)

Sí, es cierto que la labor de los creadores de las series de la tele es muy parecida a la del director en cine (sin incluir el rodaje) pero, curiosamente, es gente que viene del guión y, por eso, subordinan sus decisiones a lo importante: el guión.

Colombo, también creo que el comentario de amarcord puede responderte. De todos modos, creo que nos hemos tragado todos la versión que Hitchcock da sobre su relación con los guionistas, versión que nos da el estupendo libro de Truffaut, uno de los impulsores de la para mí nefasta teoría del autor. Creo que gran parte del mal viene de ese gran libro.

Metabarón, muy de acuerdo contigo. Creo que la falta de contrapesos a la figura del director es uno de los mayores problemas del cien español.

Sigfrid, evidentemente, la autoría del cine es algo compartido, esto no es más que un post provocativo. Lo del 68 no era más que un guiño medio traído por los pelos pero...
sobre la realización para televisión creo que ahora mismo, en Estados Unidos, se ha conseguido el equilibrio que se ha perdido en cine, por motivos muy diferentes, cada realizador cuenta con muchos medios pero... está subordinado a contar una historia. Su ego está entonces bajo control. Algunos egos desbocados pueden ser geniales. La mayoría, en cambio, son simplemente aburridos. Mis respetos, sig.

Amarcord. Coincido en todo. Gracias por darme argumentos para salir de ese gran jardín en el que parece que me metí al hablar de Hitch.

Danke, aquiles, el del glorioso pantalón.

Ah... y no os lo toméis demasiado en serio, chicos. De vez en cuando me dan ataques de ego. Mi doctor le llama "Arriaguitis"

1:04 a. m.  
Blogger xy said...

También he leido Backstory, dos de ellos en realidad, y lo único que dice Bennett es que Hitchcock no era muy generoso a la hora de atribuir ideas concretas a sus guionistas, a la vez que admite que algunas de las ideas de guión más brillantes eran suyas.

Vamos, que no es afirmar que era un realizador de tres al cuarto que es más o menos como quieres etiquetar tú a los directores en general.

12:20 p. m.  
Blogger Daniel said...

Ah, por cierto, me llega la duda de algunos lectores sobre esos comentarios suprimidos. No soy yo quien los elimina, es algún lector que se arrepiente de lo escrito o quiere corregirlo.

12:42 p. m.  
Blogger Andrés said...

Lo que más me gustado de toda esta discusión, es que, en el fondo, todos tienen razón. Y dicho eso:
1. Hicthcock es uno de los mejores directores que ha parido el cine.
2. 1. Hicthcock sigue siendo uno de los mejores directores que ha parido el cine.
3. En televisión, por ejemplo en EXPEDIENTE-X, LOS SOPRANO, HOUSE, BOSTON LEGAL, etc, los creadores ejercen de guionistas (en su mayoría son profesionales del guión) en los primeros capítulos de la temporada (a veces también en los últimos), para de ese modo marcar el futuro de la serie y servir de guía. Eso les permite ejercer de supervisores en los capítulos siguientes. Algunos escriben y dirigen (Chris Carter, David E. Kelly, David Chaise)y de esa forma crean también un estilo, visual y narrativo. De ahí que el calificativo profesional de "Creador" les vaya como anillo al dedo.
En el cine, salvo el independiente y el de los grandes directores con derecho a 'final cut' (creo que son 5 ó 6), el director y el resto de profesionales ejercen su oficio, poniendo (como dice Goldman) lo mejor de sí mismos.
Y seguimos: ¿Qué es mejor un director profesional, o un director autor?
Pues depende: lo mejor sería ambos, o lo mejor de ambos. La realidad, al menos la española, me dice que no lo permite.

3:03 p. m.  
Anonymous escrito por said...

En la tele, los directores no son tan importantes como los guionistas. Eso es un hecho. La extrapolación al mundo del cine quizá sea más complicada, por figuras como Hitchcock, Tim Burton, etc... Pero en la tele es así.
La tele vive una época dorada en EEUU y el cine es conservador y no destaca. Eso quizá sea lo más significativo de todo: que donde los escritores mandan, los resultados son mejores. ¿Por qué? Porque para ellos, la historia es lo que manda. Estoy con Dani, y estoy airado que te cagas. Hala.

3:21 p. m.  
Anonymous Amarcord said...

Lo de la teoría de autor:
En el fondo hay consenso, ¿no?

Sobre esos directores de sello inconfundible, más madera: cómo se va a olvidar la contribución que tuvieron, por ejemplo, Leone, Fellini y Hitchcock de músicos como Morricone, Nino Rota o Herrmann... Eso no les resta un ápice de valía, sólo que digamos que pone la teoría de autor en su sitio, y al cine como suma de talentos o gran labor colectiva.

Otra cosa. Comentaba Daniel: "Creo que la falta de contrapesos a la figura del director es uno de los mayores problemas del cine español."

Totalmento de acuerdo.
Igual, por desconocimiento, peco de ingenuo, pero... da la impresión de que muchos productores españoles se limitan a "dar luz verde" a los proyectos que llevan los directores bajo el brazo (generalmente a partir de guiones propios), en vez de mantener una relación laboral más o menos estable con un guionista o varios, lo que les permitiría mantener una cadena de producción continuada (a pequeña escala, se entiende).

PD.- No me parece mal que se dé luz verde al proyecto/guión de un pongamos Julio Medem, pero eso no tendría que ser obstáculo para que una productora tuviese uno o varios guionistas escribiendo guiones... y no esperar a que venga un director con su propuesta.

¿Actualmente hay guionistas que vean un guión suyo llevado a la pantalla cada año, como en su día Oristrell?

7:31 p. m.  
Blogger xy said...

El de los comentarios suprimidos he sido yo. Uno era para ampliar y el otro una errata.

Y creo que estais mezclando un huevo de cosas. En todo caso, Hitchcock era, posiblemente, el peor ejemplo posible para la argumentación de Chamberí.

El típico en estos casos es Spielberg.

11:37 p. m.  
Blogger Teniente Colombo said...

Yo pongo los ejemplos de Peter Viertel y Jay Presson Allen. El primero en una conferencia a la que asistí, la segunda en Backstory 3, dicen que Hitchcock fue quien les enseñó a escribir guiones.

A Ernest Lehman seguro que no, eso ya lo sabemos. Y en Backstory 3 John Michael Hayes, el guionista que más trabajo con Hitchcock, nos cuenta cómo Hitchcock se deshizo de él porque ya empezaban a asociar ambos nombres, y Hitch quería la fama toda para él. De hecho en el libro de Truffaut Hitchcock dice que el guionista de La ventana indiscreta (Hayes) sólo escribió los diálogos, algo que Hayes desmiente totalmente.

En fin, que hay de todo, como en botica.

Por cierto, yo estoy deseando que Woody Allen vuelva a llamar a Marshall Brickman para hacer un guión a cuatro manos, que desde 1994 no coescribe con nadie.

3:23 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

El season finale de Heroes parece dirigido por un guionista.

10:58 p. m.  
Anonymous Estoy harto de ser buena said...

Me imagino al padre guionista con sus dos hijitos guionistas, con una mano sobre un portátil y la otra sobre la impresora, mirando por una ventana que da a la Gran Vía, donde en ese momento está teniendo lugar la premiere de su última película, y diciéndole a las criaturitas: "Repetid conmigo. La historia es nuestra. La historia es nuestra."

Hace unos meses Arriaga escribió junto con otros escritores de cine europeos un manifiesto en defensa de la autoría del guionista. Supongo que todos lo sabréis. ¿Cuántos habéis suscrito ese texto?

El buen director debe siempre colaborar en la escritura del guión, aunque él no redacte ni haga diálogos, porque es la única manera de que luego no lo cambie todo en rodaje. Si algo no le gusta, la hará sentir inseguro, y si está inseguro lo va a modificar, muchas veces con consecuencias dramáticas nefastas.

La teoría del cine de auteur curiosamente la defendían jóvenes que querían convertirse en auteur, que no les controlara el productor francés de turno, esquivar al establishment en un "arte" que requiere de él por su elevadísimo coste. Fueron unos listos, eso no se lo quita nadie y muchos de ellos, tenían talento, eso tampoco. Pero darle tanto crédito a una argucia creada fundamentalmente para posicionarse en la industria, porque fue así, me parece demasiado.

Creo que el concepto de autor en cine es difícil de establecer, porque en un arte tan colectivo, ¿dónde terminan los límites creativos de unos y empiezan los de otros? Y, sí, totalmente de acuerdo, lo que se recuerda es la historia, tal gag, tal personaje y no ese fantástico giro de cámara o ese plano desfragmentado, pero es que esa parte representacional es clave para hacer que la historia respire en uno u otro sentido. Si no, hagamos el siguiente experimento. Démosle a diez directores el mismo guión y a ver qué hace cada uno.

Y lo del cine en este país, prefiero no meterme, porque me da risa. Si contaran con más guionistas de verdad, otro gallo les cantaría.

10:18 a. m.  
Blogger Miss Julie said...

¡Madre mía, Dani, dejo un tiempecillo sin venir (trabajo, mucho trabajo)y cuando llego me encuentro con esto!

Muy interesante el post que suscribo CASI en su totalidad y muy, muy interesante el debate de los comentarios. Pero le pese a quien le pese, la historia es la qué manda.

10:09 a. m.  
Blogger Daniel said...

Hola, Miss, bienvenida de nuevo... sí, yo también estoy CASI de acuerdo con todo lo que escribo. Eso en los días buenos.

1:48 p. m.  
Anonymous Guionista Hastiado said...

Saludos, compay.

Amén a todo lo que dices.

Para los quejicas: no es que el guionista sea el único responsable del resultado, por supuesto, pero sí lo es en mucha mayor medida de lo que se le reconoce (y habitualmente, en mucha mayor medida que el director).

Abrazos a todos

8:32 p. m.  
Blogger ahram said...

Hastiado, te referirás al guionista de tv, porque de cine para nada. En un 95% el verdadero autor suele ser el director, y es muy fácil entenderlo.
En tv el director de cada capítulo tiene una mínima parte de autoría. Hay series como por ejemplo 24, en que hay un mecanicismo de puesta en escena que podria resultar aburrido si no fuera por la cantidad de planos que tiran, la calidad de estos y por supuesto la trama.

9:43 a. m.  
Anonymous laserie said...

Una serie es obra de mucha gente y la verdad es que el exito se le reconoce a muy pocos de los que las hacen (no solo a los guionistas). El principal defecto es que todo el mundo quiere su reconocimiento y no es capaz de reconocer el de los demás. La pricipal virtud de un productor es juntar un equipo donde todo el mundo pueda brillar y que sea solidario en las dificultades. Evidentemente el guión es lo más importante (todo el mundo lo sabe)
En serio. Todo el mundo ya lo sabe.
saludos

11:09 p. m.  
Blogger mcguffin said...

hitch esra mucho mas que un director....o un guionista....era un gran manipulador que sonre una idea hacia escribir una historia y luego la volvia a escribir y luego la hacia corregir para fimalmente utilizar lo que mas le agradaba....lo mismo hacia con los actores.....pero en la intimidad de su casa con alma es donde construia la pelicula...palno a plano...palmo a palmo....manipulando al espectador...hay buenos guionistas y malos directores y viceversa pero hitch era un mega director productor guionista manipulador genial

8:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home