11.12.06

¿Escribir es pensar?

Hace unos años tuve una buena noticia. Ahora no viene al caso cuál fue, pero, vamos, algo que yo había escrito gustó cierta gente. Y lo que esa gente pensara era importante para mí.

Me lancé a la calle, feliz.

Y recuerdo que, mientras iba hacia el VIPS de la calle Orense (uno no siempre ha tenido la suerte de vivir en Chamberí) a comprarme algún capricho para celebrarlo, una idea daba vueltas en mi cabeza: "A esa gente le gusto. Le gusta cómo pienso."

Ya sé que suena raro, pero esa era la sensación. No era "les gusta cómo escribo". Sino "les gusta cómo pienso".

Luego he pensado bastante en esto. Y he llegado a la conclusión de que, para mí escribir no es una habilidad técnica que uno desarrolla con el tiempo. No es sólo un oficio. No es cuestión de encontrar las palabras adecuadas para contar algo.

Es cuestión, sobre todo, de decidir qué es ese "algo".

Y esa decisión procede de una observación del mundo (dentro de ese mundo están el resto de las películas, novelas, etc.) y del interior de uno mismo (sus recuerdos, sus fantasías, sus obsesiones...)

Y, una vez hecha esa observación, esa reflexión. Una vez tomada la decisión de qué se quiere contar y de cómo se va a contar (cuáles serán los personajes, cuál será su lugar en la historia, etc...) entonces entran las palabras.

Por eso, para mí, escribir no consiste en poner por escrito palabras. Para mí, escribir es, sobre todo, observar y pensar.

La escritura es la manera más directa, precisa y permanente que hemos encontrado los humanos de plasmar esos pensamientos.

Por eso creo que la mejor fórmula para escribir algo original, sincero, divertido o profundo, consiste en tener una visión original, sincera, divertida o profunda del mundo y de uno mismo.

Luego habrá que encontrar las palabras más apropiadas...

Pero, en mi opinión, en esto de escribir, ...las palabras son lo de menos.

19 Comments:

Anonymous Íñigo said...

Totalmente de acuerdo contigo, Daniel. Creo que la observeción es muy importante y pensar sobre otros relatos algo fundamental para el contador de historias. ¿Me permites citarte en mi blog? Con este post me has ayudado a reflexionar. Saludos

11:49 a. m.  
Blogger Daniel said...

Claro que sí gracias, Iñigo.

12:02 p. m.  
Blogger monicam_g@yahoo.es said...

Bravisímo !!!!, no podría haberlo dicho mejor.

2:27 p. m.  
Anonymous profesorguapito said...

Me gusta como piensas, güei.

4:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo siempre me he definido, antes que como un guionista, como un observador.
Como un cotilla, si se quiere.
Qué gran película, la ventana indiscreta.

Con ese hombre que observa y observa para inventarse esa historia, paso a paso...

Con esa mujer que le espera para el matrimonio y a la que él ignora, puesto que está inmerso en su nueva creación...

¿O no iba de eso? :P

5:42 p. m.  
Blogger Daniel said...

Gracias, guapito y mónica.

Y tanto, galaghan, esa sí que es una buena película, tengo el cartel de "La ventana indiscreta" en el baño - con el título italiano - "La finestra sul cortile" - Ya sabéis "cor-tile" = "in-discreta". ;)

7:37 a. m.  
Anonymous Jonás said...

Querido Dani, me sumo al quórum. Lo que dices de las palabras está muy bien. Me ha hecho pensar en algo que le leí a Chandler, y lo he encontrado: "Preocuparse por las palabras por sí mismas resulta fatal en el cine". Y eso lo dijo Chandler, mago de las palabras. Pero matizo lo de la originalidad. Creo que no hace falta una visión original del mundo para escribir un buen guión. Es más, creo que una visión demasiado original del mundo ha generado películas muy poco interesantes y originales. Creo que más bien se trata de saber encontrar y contar la originalidad del mundo. En fin, es un poco tarde y quizá estoy un poco pasado de vueltas. Tu reflexión me ha quitado un poco más de sueño, pero te lo agradezco.

P.D.: por cierto, me gustó tu canon. voy a colgar la lista de algunos directores los próximos días...

11:48 p. m.  
Anonymous Matías said...

Verdaderamente las palabras son fundamentales para el guión, pero tal vez nos referimos al abuso de las palabras y hasta casi a la imposibilidad de plasmar en la película tantas palabras. En cuanto a esto de pensar, a veces nos fascina que otros puedan admirar lo que pinsamos y nos esforzamos por que nos entiendan. Pero lo que verdaderamente nos debe interesar es que liberemos nestro espíritu en ese papel, junto con esas palabras, porque al final allí plasmamos lo que somos... aun si textualmente no somos lo que plasmamos.

5:53 a. m.  
Anonymous Fer said...

Es curioso pero yo pienso justo lo contrario.
Para mi la escritura es un oficio más, como ser zapatero, como ser arquitecto, pero con las palabras. Es una técnica al alcance de cualquiera.
Los zapateros no tienen una visión del mundo especialmente original, simplemente hacen zapatos.
Un guionista escribe guiones.
Pero me ha gustado mucho tu reflexión. Era muy emocionante, muy sentida.

11:24 a. m.  
Anonymous Tibor said...

Creo que hay películas o novelas que me pueden gustar aunque no me gusten la visión del mundo de sus autores. Es lo que me ocurre con películas demasiado negativas y oscuras, por ejemplo, "Desenfocado" de Schrader o algunas de Buñuel. Sin embargo, me interesan por dos motivos:
1. Están bien técnicamente (escritas, rodadas etc).
2. Aunque a uno le fastidié reconocerlo dicen "verdades", reflejan de forma fidedigna algunos aspectos de la realidad.

Así que de alguna manera, disiento contigo. Pero sí es cierto que las películas favoritas de uno son aquellas en las que se identifica con "el pensamiento" del autor, como tú dices.

11:51 a. m.  
Blogger Daniel said...

¡Guay, qué animado debate sobre un asunto tan árido!

Gracias por lo del canon, Jonás. Sobre lo de la originalidad, no puedo estar más de acuerdo, se han cometido más "crímenes" en nombre de la originalidad que en nombre de nada más. Siempre que alguien me viene con una idea rompedora me pongo a temblar. Sobre esto hay un librito estupendo llamado "Contra la imaginación" (del que prometí hablar un poco más pero todavía no lo he hecho, soy lo peor).

Matías, muy interesante eso de si somos lo que escribimos o no, creo que en el fondo eso se acerca mucho a lo que quería decir en este post.

Fer, no te creas, estoy bastante de acuerdo contigo en la identificación con el artesano. En muchos trabajos, por ejemplo de dialoguista en la tele, claramente tienes una habilidad para construir frases, para engarzar palabras, y la desarrollas. Sin embargo, cuando alguien te encarga una historia, con cierta libertad... no trabajas tanto con palabras, sino con ideas. Estás construyendo a partir de tus recuerdos personales, etc... Estás plasmando una parte de ti. Supongo que esto lo hacemos en cada uno de nuestros actos pero... ¿hay grados, no? Y creo que en la escritura (aunque "sólo" sea de guiones) el grado de implicación personal es mucho mayor que en otras actividades.

Cierto, tibor, ahí cometí un error cuando, eufórico, pensaba "les gusta como soy, les gusta cómo pienso". En el fondo, a esos señores, les había gustado la historia que les había contado. Eso no implicaba que les gustara mi manera de ser o pensar... pero a mí me suele resultar difícil separar las dos cosas, pues, como digo arriba, la relación entre uno y lo que escribe me parece tan estrecha que apreciar lo uno sin apreciar lo otro me resulta difícil de entender.

2:30 p. m.  
Anonymous Gamba said...

Hello, antes de nada, enhorabuena por el blog.
Tengo algunas preguntas coñazos, breves y directas:

A parte del GUIÓN,¿Qué salidas profesionales tiene estudiar Comunicación Audiovisual?
:-p ¿Cuáles?
¿Qué universidad/es pública recomendarías?


Un saludo, y gracias.

5:43 p. m.  
Blogger Daniel said...

Hola, gamba, gracias y te contesto rápido también:

Estudié periodismo escrito (en mi uni hubo comunicación audiovisual a partir del año siguiente). Me parece que, además de para guión, te sirve para periodismo audiovisual y, posiblemente, para otros trabajos relacionados con el cine y la tele: producción y dirección, por ejemplo.

De todos modos, ya sabes que muchos guionistas no han estudiado en comunicación audiovisual. Muchos no han estudiado nada relacionado. Otros, hemos hecho estudios específicos de guión en escuelas de cine. La mía, la ECAM (madrid) es de tres años y cuesta unos 3000 euros al año (aunque hay bastantes becas). Yo la recomiendo, pero eso es algo muy muy personal y depende de la capacidad y necesidad de cada uno. También me han hablado bien de la ESCAC de Barcelona.

Espero que esto te haya servido un poco. Para más cuestiones, puedes escribir a guionistaenchamberi@gmail.com

5:51 p. m.  
Anonymous Íñigo said...

Hola Gamba,
Yo estudié CA y también te digo que cada día se demanda más a licenciados de esta especialidad para redacción en TV y radio, pese a que siempre los licenciados en Periodismo han acaparado estos puestos. Yo soy redactor de TV. Saludos

5:59 p. m.  
Anonymous gamba said...

Muchas gracias por contestar.
Estudio 1º de Bachiller, me gusta la música y el cine, también leo. No tenía nada claro qué quería estudiar (tan poco claro, que estoy haciendo el bachiller de ciencias de la salud)... pero esta carrera me gustó.

No quiero cerrarme al guionismo, por eso la pregunta de si sólo tiene esa salida... mi duda era si con ella también podría acceder a otras profesiones, como por ejemplo (un poné, :-P): un productor musical, alguien que esté detrás de todas esas máquinas...

Bueno, gracias otra vez, y perdona que te molestara aquí. La próxima vez, lo haré en tu correo :p.

6:02 p. m.  
Anonymous gamba said...

OH! y gracias a tí también, Íñigo. ¡Joder, qué rápido se leen aquí los comentarios...!

6:03 p. m.  
Anonymous Laura said...

Daniel:
Acabo de encontrar tu blog y de leerlo. Me gustó mucho esta entrada sobre qué significa escribir. Pienso que lo más importante es lo que se cuenta. Si no hay una buena historia, no funciona, aunque se escriba muy bien. Eso sí, si además de una buena historia se escribe bien y bonito, dos veces bueno. No les parece?

5:47 p. m.  
Blogger Daniel said...

Completamente de acuerdo, laura, lo que quería decir es que el escribir bien, en mi opinión, no es una habilidad aislada, es una consecuencia de un pensamiento claro, original o divertido, por ejemplo.

Bienvenida al blog

6:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

En defensa de las palabras:

Yo creo en cambio que las palabras son lo de más. Al traducir lo escrito al lenguaje de la televisión obviamente las palabras pierden peso, pero eso no implica que la imagen valga más que mil palabras. El escritor no traduce su pensamiento en palabras. Él debe pensar en palabras.

11:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home