29.11.06

Hoy en Barcelona... (actualizado)


...un traidor, un valiente, un miserable, un tipo coherente...

Un poco de todo eso a la vez.

Es decir, un hombre.

Un buen novelista.

Y un guionista inmortal.







A partir de las 19h45. En la Filmoteca de Catalunya.

"Terry: It wasn't him, Charley, it was you. Remember that night in the Garden you came down to my dressing room and you said, "Kid, this ain't your night. We're going for the price on Wilson." You remember that? "This ain't your night"! My night! I coulda taken Wilson apart! So what happens? He gets the title shot outdoors on the ballpark and what do I get? A one-way ticket to Palooka-ville! You was my brother, Charley, you shoulda looked out for me a little bit. You shoulda taken care of me just a little bit so I wouldn't have to take them dives for the short-end money.

Charlie: Oh I had some bets down for you. You saw some money.

Terry: You don't understand. I coulda had class. I coulda been a contender. I coulda been somebody, instead of a bum, which is what I am, let's face it. It was you, Charley."

On the Waterfront - La ley del silencio - 1954

- Lo siento, no he encontrado los diálogos en castellano y no quería improvisar una traducción.
Actualización (1-12):
Aquí podéis leer una estupenda entrevista con Schulberg en El País.
Por cierto, la visita de Schulberg es para presentar la traducción al español del primer tomo de sus memorias "Memorias de un príncipe de Hollywood" en editorial Acantilado.
Actualización nº2 (9-12):
Budd Schulberg también estuvo en Madrid - no lo sabía, no pude informar - presentando su libro en la librería Blanquerna. Podéis leer sobre él, y especialmente sobre su novela "El desencantado", en este estupendo post de Jonás en el nuevo blog de la editorial Plot (ya añadido a la sección de links).
Actualización nº3 (9-12):
En Babelia podéis leer esta interesante crítica sobre el libro de Schulberg y... sobre "Me odiaría cada mañana" unas memorias de Ring Lardner Jr., guionista, entre muchas otras, de "La mujer del año", "Laura" y "MASH". Lardner Jr. fue denunciado, encarcelado, multado y se le prohibió trabajar en Hollywood por su pertenencia al Partido Comunista de los Estados Unidos. Irónicamente, según dice el artículo de Guelbenzu, fue Schulberg quien lo introdujo en el partido.

8 Comments:

Anonymous Ángel said...

El otro día vi esta escena en el programa Carta Blanca de Isabel Coixet. La había visto mil veces, y siempre me había gustado...hasta esta vez, que descubrí horroizado que no me gustaba nada. Me pareció artificial y sosa, no podía dejar de mirar el fondo fingido de taxi, las caras pseudoangustiadas de Rod Steiger, el maquillaje exagerado de los ojos de brando, y en fin, no me creí nada. El momento en que Rod Steiger saca la pistola y Brando la aparta me resultó insufrible, increíble, me parecía ver al director diciéndole "así que...hum...le apuntas con la pistola y...hummm...pones cara de angustia porque sabes que no eres capaz de disparar a tu hermano...y tú...humm...le miras con desdén, porque ahora eres tú el hermano mayor...simbólicamente quiero decir...humm...eso es todo, creo...

Ensayada, forzada falsa, actor's studiosa. Auug. Dicen que hay interpretaciones que envejecen mal.
Para mi gusto ésta es una.

2:28 p. m.  
Blogger Daniel said...

Ángel, me pasa algo bastante parecido con Brando. Parece estar en otra película. También me ocurre esto con Dean en "Al este del Edén".

De todos modos, creo que el texto sigue siendo bueno, ¿no?

2:43 p. m.  
Anonymous escritopor said...

Uy, qué originales. En mi opinión es un PELICULONAZO y BRANDO es BRANDO.

4:02 p. m.  
Anonymous gonzalogonzalin said...

¿Es posible emocionarse con el Triunfo de la Voluntad de Leni Riefenstahl sin obviar lo que la obra en si supone?
¿Somos capaces de diferenciar claramente entre la obra y el autor?
¿Es posible emocionarse con La ley del Silencio sin obviar el fin último de la película?

4:38 p. m.  
Blogger Pianista en un Burdel said...

Sí.

7:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Dato para cinéfilos: el guionista de "Cuatro bodas y un funeral" llevaba toda la vida queriendo escribir la frase "It was you, Charley" en alguna película, porque flipaba con Brando. Y lo hizo en esa escena en la que Kristin Scott Thomas le dice a Hugh Grant que está enamorada de él. Y sólo por eso hizo que el protagonista se llamara Charles. ¿No es una cucada?

1:22 p. m.  
Anonymous ángel said...

Al este del edén. Otra película que me solía gustar y ya no. El libro es mejor. :)

"Brando es Brando" pero esta escena no me gusta. Es una opinión y yo la comparto, como dirían H y F.
Y supongo que tienes razón, Dani, leída gusta.

Otra razón por la cual quizá me aburro viéndola: hay escenas que de míticas han perdido el impacto de verlas integradas en una historia compacta. Son "la escena", y una escena fuera de contexto pierde su sentido y hasta provoca la risa de recordar las parodias y homenajes. Ejemplos: el aeropuerto de casablanca, youtalkingtome? de Taxi Driver, la materia de la que están hechos los sueños de El Halcón Maltés, la ducha de Psicosis, Stellaaaaa! de un tranvía llamado deseo, francamente querida de Lo que el viento se llevó, etc.
¿Cómo puedes ver esas escenas con ojos frescos? Yo al menos no puedo.
Iba a añadir la noria del Prat del tercer hombre, pero con esa no me pasa. (aunque podría) Quizá porque ya desde el principio es una escena rara dentro de una película rara... no sé. O quizá es simplemente mi gusto. Perdón por el rollo.

3:45 p. m.  
Anonymous Estoy harto de ser buena said...

El subgénero de los libros sobre el mundillo guionil me resulta de lo más simpático. Ahí va mi aportación. Hollywood, de Charles Bukowsky. Es írónico, contundente, cínico, implacable y muy divertido. Como casi todos los de Bukowsky, es un pseudoejercicio autobiográfico en el que cuenta los avatares de la adaptación de una novela suya al cine, hecha por él mismo, y las disputas, disgustos, alegrías, borracheras y demás bukowskiadas por las que pasa mientras dura el rodaje de la película.
Gracias por descubrirme el de Bud, chamberiniano. En cuanto pueda me lo leo. Desde luego los de Acantilado tienen un ojo fino, fino.

No voy a incidir en la discusión estéril sobre la sombra de ojos de Brando o las caritas de Steiger. Sólo decir que On the waterfront, me parece un peli-culón y que Brando bien vale una misa.

9:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home