29.8.06

Actores y vacas




Leyendo el periódico llego este curioso estudio sobre las vacas. Viene a decir que, aunque sea difícil de creer, las vacas tienen acento. Eso es, diferente acento según el lugar en el que viven.

Bien. El estudio no me lo acabo de creer (de hecho, creo que es una de las mayores chorradas que he leído en tiempo), pero este no es un blog sobre vacas.

Pero tengo un mensaje para el mundo.

Y ahí va.

Los actores españoles no son vacas.

En general, vamos.

¿Por qué?
Porque no tienen acento.

Evidentemente, no es sólo “culpa” de los actores, sino también de los personajes que interpretan.

Piénsalo un momento. Excepto unos pocos casos, normalmente alguien con acento andaluz, los actores hablan con un acento neutro difícil de ubicar.

¿Por qué? ¿No habla la gente con diferentes acentos?

Incluso en Castilla, y en el mismo Madrid, hay, por lo menos, unos cuantos acentos diferentes. No hablemos ya del resto del país. ¿Alguien recuerda un personaje con acento gallego, catalán, canario o vasco?

Otro punto relacionado con el anterior, pero no con las vacas, otra característica muy habitual en la ficción española (hay excepciones, por supuesto) es que no sólo está protagonizada por personajes que no vienen de ninguna parte (por la ausencia de acentos) sino que además también sucede… en ninguna parte.

¿Cuántas veces hemos visto esas escenas urbanas en una ciudad que… vemos que es Madrid pero… no dicen que es Madrid? Esos topónimos ambiguos para salir del paso (vamos al cruce de la calle Mayor con Valverde) me ponen cada vez más tenso...

Lo siento, aquí me voy a poner pesado por si alguien quiere saltarse este párrafo.

Si es Madrid, quiero que se vea que es Madrid, quiero a la gente desayunando porras en la cafetería durante mucho rato (y en Madrid, mucho es muchísimo), y hablando con el acento de aquí. Y si un tipo dice que ha venido de Barcelona, habla en catalán con su novia que está allá – y la pobre no se entera de lo que hace su novio desde que llegó a Lavapiés –, y luego cambia al castellano para pedir una caña en el bar.

¿Por qué inventar un problema donde hay una oportunidad? ¿Por qué renunciar a la posibilidad de que el espectador se implique más en la serie o película y, en cambio, alejarlo mostrándole como ciertas cosas que no lo son?

Ya es un tópico hablar de los millones de referencias que hay en la ficción norteamericana a elementos locales. Gracias a ellos sabemos los nombres de las calles de Hollywood, los mejores restaurantes y hoteles de Nueva York, el nombre del equipo de fútbol americano de Boston, sabemos lo importante que es un Pulitzer, conocemos los sórdidos moteles…

…en cambio, ¿recuerda alguien la última vez que vio una película española ambientada en Córdoba, por ejemplo? ¿O en Burgos, o en Palma de Mallorca… o en las excavaciones de Atapuerca?
Voy a subir un punto más en mi indignación (sólo para mayores de 15 años)
¿De qué carajo habla nuestra ficción si trata de gente que no existe en lugares que no existen? ¿A qué estamos jugando? ¿De verdad creemos que vamos a salir bien librados de esta, que podremos venderle esta moto averiada a alguien?
¿De dónde viene esto? ¿Tendrá algo que ver con cosas como esta, por ejemplo? ¿Cuándo empezamos a crear una ficción tan alejada de nuestra realidad? ¿Alguien tiene alguna idea?

30 Comments:

Blogger Zero Neuronas said...

No sé en cine, pero en televisión, yo creo que aunque la mayoría de las series están grabadas y ambientadas en Madrid, se tiene miedo a dejarlo demasiado claro porque se piensa que entonces la gente de Cuenca, Barcelona, Orense, Bilbao, Valencia, etc. etc., va a cambiar de canal. Como si lo que les importara fuera eso...
Por ese miedo, se opta por dejar que todo ocurra en una ciudad inexistente con demasiados parecidos con Madrid. Vamos, que no cuela.

3:33 p. m.  
Blogger Tomas Motos said...

tambien es cierto que pocas veces he visto en una serie alguien con un acento que no sea ese horrendo acento neutro que no los use para que el personaje parezca mas de pueblo (que a mi no me parece mal, oiga, que lo de la junta de andalucia me parece absurdo). Haciendo memoria me viene a la cabeza el jardinero gallego de a tortas con la vida, o el infame portero andaluz de aqui no hay quien viva, ambos tontos como ellos solos. O el novio catalan de la hija mayor de los serrano, frescales e imbecil a partes iguales. Ahora mismo me viene a la cabeza un personaje de una serie ( mi querido klikowsky ) que veo cuando mi horario me lo permite en factoria de ficcion. El personaje en cuestion es Txomin, en una serie en la que todos tienen acento vasco (refrescante oir a personajes con acento), este personaje en concreto es el que mas acento tiene, ademas de ser el mas imbecil. En el fondo vivimos en una sociedad en la que nos gusta el humor facil, de regueldo y pandereta.

De todos modos, en el doblaje de las series extranjeras pasa exactamente lo mismo. En el momento de escribir esto, estoy viendo los 4400 (una serie de ciencia ficcion que a pesar de ser bastante topica me ha enganchado desde el primer capitulo) , serie de la que he visto cada capitulo hasta el ultimo emitido en USA, y verla doblada es una terrible decepcion. Todos los personajes tienen una voz terriblemente neutra, algo que en la serie americana no pasa, estando esta llena de matices y acentos distintos.

en fin, despues de este rollo... solo decir que a la ficcion española le hace falta una revolucion. En cuanto a tematica y en cuanto a planteamiento. Hay timidos intentos de hacer ficcion española con tematicas mas "americanas", pero con el planteamiento clasico de las series españolas, como por ejemplo "Genesis, en la mente del asesino", con unos personajes demasiado estereotipados y, para mi gusto, poco creibles, o por ejemplo la magnifica "Los simuladores", que, puede que me equivoque, usa el formato de "El Equipo A" a la española. El siguiente paso seria dejar de tener miedo a plantear una serie diferente. Estamos en un momento de cambio, el publico de cine lo esta dejando de lado debido a la escasez de buenos titulos, para volverse publico de series de television. Es el momento del cambio en la television, y podria ser una epoca dorada para la ficcion televisiva.

12:23 a. m.  
Anonymous Sabedenada said...

Aparte de lo que se ha comentado, ¿quien no ha oído nunca lo de "no parece una película española" dicho como un gran elogio? Y eso incluye la carencia de acentos o detalles que se suelen calificar (injustamente) de "localismos". Por nefasta influencia del doblaje se ha aceptado que los actores hablan todos en el mismo tono neutro (salvo el malo francés, árabe o ruso, claro), da igual que hablen con acento de Kentucky o de California. Un error que se ha trasladado al cine español para ahorrarse complicaciones y posibles rechazos. Y como parece que el público lo acepta (también se le ha educado visualmente para que lo acepte con naturalidad), pues nada, a seguir en la brecha.

11:03 a. m.  
Blogger Daniel said...

Siento el tono algo "tenso" de la entrada.

Zero, gracias por aclarármelo, es un poco lo que me imaginaba. A mí no me cuela demasiado, pero bueno, igual es mi caso. Cuando he estado en series, siempre se impone el rodaje en Madrid por motivos de producción. Es decir, por pasta.

Pensando un poco más en esto, me di cuenta de que casi (casi) todas las series norteamericanas están ubicadas con mucha precisión (House, en ese hospital de Boston -creo que es Boston, ya me corregiréis -, 24 en diferentes ciudades pero siempre citadas, El Ala Oeste - ya sabéis donde - )

Sólo se me ocurre por ahora la excepción de series más claramente de género, ubicadas en una prisión imaginaria, una isla imaginaria o... en una calle imaginaria de un barrio residencial cualquiera (Mujeres desesperadas).

En cambio, otras basan mucha parte de su valor en el lugar en el que se desarrollan y hacen de eso incluso el leit motiv de la serie "Las Vegas" - la mítica "Doctor en Alaska" - la del Casino y, por supuesto, la serie de franquicias de C.S.I.. Pero bueno, aquello es Estados Unidos...

Tomás y Sabenada, estoy de acuerdo con mucho de lo que decís. Me parece especialmente interesante lo de la influencia del doblaje,. Creo que ahora nos resulta chocante ver a personajes en la pantalla con acento porque estamos acostumbrados al castellano neutro del doblaje. Así que nos resulta menos raro ver a un pastor vasco hablando como si fuera de Valladolid que con su acento. Aunque, en el fondo, todos sabemos que ese tipo no hablaría así.

Hmmm... me da la impresión de que estamos ante un problemilla de extrañamiento. ¿No?

12:53 p. m.  
Blogger Tomas Motos said...

de las pocas series españolas que recuerdo que estan localizadas en un lugar lejano a Madrid, hay una en concreto, un culebron, para ser exactos, producido por canal 9 (la television autonomica valenciana) que transcurre en mi Elche natal.

de todos modos, a lo que iba. Tan solo comentar que ahora, si hay alguna serie americana que me interese, lo que normalmente hago es descargarmela en ingles, mas que por practicar, porque las voces del doblaje me suenan a pegote. Sin ir mas lejos de la tan cacareada Perdidos vi los 3 primeros episodios en castellano, y a pesar de que el doblaje esta mejor que la mayoria de las series, pierde matices. El personaje de Sawyer, por ejemplo, tiene un marcado acento de red-neck tejano ("dontcha wrinkles?") o el gañanazo millonario de hurley, con su hablar barriobajero, y en el doblaje castellano hablan tal cual el resto de los losties. Al que no me he parado a escuchar es a Desdmond, con su marcado acento escoces, sus localismos y demas (localismos que por cierto entre los seguidores de lost mas puntillosos estan generando polemica. El personaje en cuestion repite constantemente la coletilla "brotha", hermano. Al parecer en el doblaje que estan emitiendo en la fox la coletilla se ha transformado en un "colega", cambiando el sentido a mas de un chiste)

El caso extremo de extrañamiento es el de la version "española" (notese el entrecomillado) de matrimonio con hijos que emite (creo) cuatro. He visto empezar dos o tres episodios y no he podido soportar ni cinco minutos seguidos. Aqui ni acento neutro ni leche frita (ñam!). Era como si los personajes fueran la reencarnacion de la voz en off de los dibujos animados de Tex Avery y el correcaminos (si, si, la voz que dice "cohete personal ACME"). Los personajes tienen una voz impostada irreal y casi imposible. Los pobres actores deben terminar reventadisimos cada dia, tras grabar un episodio. Si no lo habeis visto, os recomiendo que al menos le echeis un vistazo, la experiencia es cuanto menos surreal. Por dios, que alguien mate al ejecutivo de la cadena que dio luz verde a la idea de que los actores hablaran asi.

Ando estos dias preparando una biblia de una serie, una serie que no transcurrira en madrid, y no lo hara porque lo he forzado asi, siendo la ciudad en la que transcurre necesaria para los acontecimientos. Y valgamedios, los personajes son de verdad, con sus acentos de verdad y con sus localismos. ¿Mi apuesta? apuesto a que justo por esos motivos (desplazamientos, produccion, etc) no va a funcionar ("no funciona", frase que significa no me gusta, pero no te se decir porque) espero equivocarme.

4:56 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

humm, voy a levantar la mano como un guionista al que no le apetece ubicar sus historias. No sé muy bien por qué, pero se me ocurren personajes y situaciones y no localizaciones. Siempre que me pregunto ¿dónde va a suceder? me quedo en blanco, porque hasta cierto punto me da igual. Podría ser Madrid, París o Estocolmo. La pregunta siguiente es ¿perjudica eso a la historia? Podría, pero no necesariamente. Por ejemplo las historias de género. En las pelis de terror, de crímenes, etc la verosimilitud está siempre colgando de un hilo, y como fuerces la cosa ubicándola muy precisamente, en tal barrio o tal ciudad, te expones a que el cine suelte una carcajada cuando menos te interesa. Por ejemplo con un acento poco afortunado. El acento gallego es muy cantarín. Hay quien lo encuentra delicioso, hay a quien le hace gracia. ¿Funciona igual una tensa escena de interrogatorio policíaco si el poli malo tiene acento gallego?.....Hummmmmm, quizá si lo hace Luis Tosar, pero yo no me arriesgaría con muchos más. El acento neutro también fue un vicio del cine de Hollywood durante décadas. ¿De dónde exactamente es el acento de Cary Grant? Misterio. Posiblemente se trata de acostumbrar el oído del espectador, pero eso significa hacer docenas de películas con acentos regionales y que la gente poco a poco se vaya riendo menos de ellos. Por el camino quedará un puñado de cadáveres de actores y guionistas, pero es un precio barato para conseguir el tan deseado realismo, ¿no?
Y entonces podremos empezar a pensar qué acento funcionará en el mercado europeo.

7:53 p. m.  
Anonymous haley joel said...

Esto tiene que ver con los géneros. Nadie duda que en España se puede hacer cine realista, drama o humor con todo tipo de acentos locales, cine excelente que a nadie chirría. Pero nuestra falta de tradición con otros géneros (negro, fantástico, intriga, bélico) nos impide tomarnos en serio a un detective gallego o a un sargento andaluz o a un superhéroe maño..... Así que los guionistas perezosos decidimos facilitar las cosas y poner en su boca frases de películas americanas, que lógicamente serán interpretadas con tono neutro, o mejor dicho, con tono de película americana doblada.
El problema no está en los acentos, está en los géneros.

11:45 a. m.  
Anonymous jose said...

Creo que se debe al qué dirán y a intentar que nadie se ofenda o se indigne. No podemos hacer algo en cataluña, que se ofenden en andalucia, tampoco en madrid, no vaya a ser que carod-rovira pida la misma serie en catalán, etc.

Así, se hacen en ningún sitio con actores de ninguna parte, y, aunque la serie no sea de nadie, tampoco nadie "mostrará su disconformidad con la discriminación asimétrica" y esas gilipolladas.

4:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Totalmente de acuerdo con Haley Joel, y ahí va una posible solución que igual os parecerá ridícula.

Creo que los géneros y el doblaje tienen mucho que ver en el tipo de cine español que estamos dispuestos a creernos. Me parece que antes que por los acentos, deberíamos preocuparnos por abrir la veda géneros poco explotados en nuestro país. Hoy estrenan Alatriste, y ojalá esa siente precedente. Pero bueno, a lo que voy: me da la sensación de que si se hiciera una película "atípica" de nuestro cine (acción, cine negro, lo que sea) interpretada POR los actores que doblan a De Niro, Jack Nicholson o Jean Reno (los nombres no importan, ya sabéis qué quiero decir), iríamos a verla y colaría perfectamente.

Colaría porque asociamos esas voces a un género, y porque (salvo los más interesados) nadie pone cara a esos actores. Sería un producto nacional muy raro, no lo dudo, pero sería, sobre todo, creíble. Y eso es lo que hace falta.

6:30 p. m.  
Anonymous mer said...

Completamente de acuerdo con el comentario: soy periodista y cuanto más te documentas y más preciso y completo eres con los datos y detalles (consejo robado a García Márquez) mejor huele la historia, más se identifican con ella, más verosímil es. Hablando de realismo de detalles y de compromiso con la historia ¿Sabes quien no lo hace en su última película? Díaz Yanes. Vaya bodrio. En mi proyeccion hubo gente que se salió, con razón, y, al final, toda la sala se partió el culo con una supuesta escena heroica. Excepto la fotografía, Eduard Fernández, Elena Anaya, y Luis Zahera, quemaba a todo el equipo empezando por el director y acabando con la propia Portillo, quien al menos podría haberse molestado en hacer su voz un poco grave.Y digo director porque Yanes nbo pudo ejercer de guionista o no quiso, el caso es que esta película carece de ritmo, interés y guión. Al tema, que me altero, la película nos ofrece una amplia variedad de acentos descolocados: un italiano hablando con acento balcánico, un gallego hablando a ratos gallego a ratos portugués, multitud de extras hablando e interpretando como si de un capítulo da "Al salir de clase" se tratase, y un vocabulario tan coloquial que estuve todo el rato preguntadome si aquello era o no era una película histórica. Podría seguir con las escenas interminables, las luchas mal rodadas... Es un larguísimo cúmulo de los errores habituales del cine español, con desnudo gratuíto incluído; porque claro, cuando una pareja hetero se acuesta solo se desnuda la chica, ¡por favor!

5:31 p. m.  
Blogger Tomas Motos said...

de alatriste hablamos, me parece ver. (perdon don guionista por el off topic (soy forero, ¿se nota?) pero lo de esta pelicula... vivedios!)

Para mi gusto con esta historia se podia haber subido al carro de las grandes sagas y haber filmado una por libro. Lo de los actores actuando para "al salir de clase", efectivamente, tuve la misma sensacion anoche mientras la veia. El peor de todos el que hacia de malatesta, en el unico primerisimo plano que le hacen, en el que tuve la sensacion de que hablaba a una pared.

Los acentos descolocados se evidencia sobre todo en malatesta el italiano y en el infame acento de Alatriste, que si, que perez-reverte dijo que ese hubiera sido el hablar de un soldado, pero, si al menos algun otro soldado hubiera hablado asi...

La fotografia un desastre mayusculo. Pasando de planos totalmente oscuros a fogonazos intensisimos de luz, y de imagenes casi veladas a otras en las que los ojos necesitaban esfuerzo para distinguir cualquier cosa.

Lo peor: ni un triste vivedios, ni un misero hideputa, se cargaron parte de la gracia del lenguaje de alatriste, su verismo. Aparte de esto, lo peor de lo peor es que en la peli no hay un sentido de tiempo, no hay un sentido claro del viaje (cosa que me paso tambien con otra del señor vigo mortensen, la trilogia del señor de los anillos, en la que este sentido tambien se perdio para mi gusto), la pelicula es mas bien un compendio de anecdotas que tienen un hilo comun, hay saltos inverosimiles a lo largo de todo el film, nada justificados, que sacarian al espectador de la historia si alguna vez hubiera podido estar metido en ella.

a su favor solo decir que vigo mortensen estuvo fabuloso a pesar de la voz de lija que le hicieron poner, y que echanove hizo un sublime quevedo, al que me hubiera gustado ver mas en pantalla. Tambien me parecio muy conseguido todo el tema de las batallas, sublimes si las comparamos con el infame tirante el blanco.

1:59 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por seguir con Alatriste... ¿no es conmovedor lo compungida que está Elena Anaya al final, por haber abandonado a su hombre? ¿Y lo de Ariadna Gil, otra traidora perdonada por la magnanimidad de Viggo y sifilítica, of course, que es lo que les pasa a las malas mujeres...?

Digo yo que algún día estará bien encontrar el punto sensato entre, no sé, Lucía Echevarría y este Reverte...

3:04 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ya que todo el mundo está en vena Pumares, ¿puedo decir que La joven del agua me pareció un horror? Y eso que en el doblaje no hay más acentos que los de las hermanas ¿portuguesas?

8:47 p. m.  
Anonymous Haley Joel said...

"La joven del agua me pareció un horror", toma crítica sesuda y bien fundamentada. Con permiso de Dani, me atrevo a defender aquí que la última de Shyamalan es una película entretenida (justo al contrario que El bosque, esta empieza directamente con el asunto y mantiene el ritmo) e increíblemente original. Acepto que los personajes son planos, que la trama está continuamente autoinventándose y autojustificándose (por cierto, hay que verla con un poco de sentido del humor, hombre, no os indignéis tan rápido con los juegos de M.Night) y que el asunto principal (la misión de la narf) tiene poquísimo interés.
Por cierto, no he visto Alatriste. ¿Hay alguien por ahí que pueda dar argumentos para ir a verla?

10:19 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Buf, mientras que el Bosque me pareció un gran guión para una película SOBRE el miedo (que no DE miedo), La joven del agua me parece realmente mala. Soy guionista, y la peli tiene fallos gordos gordos. A mí no me gustó nada, pero a mucha otra gente sí. Será el efecto que causa Shyamalan, supongo, que no deja indiferente.

11:00 a. m.  
Anonymous haley joel said...

Me temo que "la peli tiene fallos gordos, gordos" no es un argumento mucho más sólido que "la peli es un horror", usuario anónimo. Pero estoy de acuerdo en que Shyamalan causa división en el público, muchos no lo tragan, seguramente por pretencioso. Pero viva los pretenciosos con talento!

12:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

"Acepto que los personajes son planos, que la trama está continuamente autoinventándose y autojustificándose (por cierto, hay que verla con un poco de sentido del humor, hombre, no os indignéis tan rápido con los juegos de M.Night) y que el asunto principal (la misión de la narf) tiene poquísimo interés."
Pues estás describiendo el horror, la verdad. Una película con un personaje que se llama story que tiene como misión inspirar a un escritor un libro que va a salvar el mundo (venga ya) ya va por mal camino. Yo me reí bastante durante la película, pero creo que no donde quería el director, que si de verdad tuviera sentido del humor no habría creado ese personaje de escritor carapalo interpretado...¡por él mismo! yupiii, toma modestia, total, como no tenía dinero para contratar a buenos, no espera, sí lo tenía, como Jared Harris, un actor genial que en la película hace de colgao fumao y tiene tres frases, sí señor eso es un casting con sentido del humor. Por no hablar de esas toneladas de exposición gratuita servidas por la madre de la PRIMERA persona a la que el protagonista pregunta qué rayos significa narf, o cómo toca las narices a la credulidad de los espectadores haciendo que el protagonista crea desde el minuto uno que sí, que la chica es una ninfa del agua, etc, sin el menor asomo de ¿estaré abusando del líquido desinfectante?, sin la menor sutileza. Y el personaje del crítico malhumorado, que sólo le falta fumar en pipa (otro actor maravilloso que se pasa la película con cara de "qué hago yo aquí"), que como chiste es más viejo que el tbo, y canta a venganza personal del señor escritor-director-productor-actor de la película.
Retiro lo del horror. Es verdad, no es un horror. Tiene momentos bonitos. La idea original es muy buena. Para mi gusto el director no le ha sacado el partido que debía. Pero claro, si cuentas con uno de los mejores actores del mundo y uno de los mejores directores de fotografía del mundo, muy malo tienes que ser para que no quede algo decente.

2:13 p. m.  
Anonymous haley joel said...

Ok, tú lo has dicho. Muy bueno lo del líquido desinfectante. Obviamente Shyamalan se pasa por el arco del triunfo todo el proceso de convencer a los personajes de que lo que sucede es real. Pero, ¿os imagináis que tuviéramos que asistir una y otra vez a la espantosa secuencia de Cleveland convenciendo a todos, uno por uno, de que no se ha fumado toda la hierba de la urbanización, de que realmente se trata de una narf con una misión asediada por monstruos, etc, etc? Prefiero en este caso jugar a que todos los personajes son crédulos desde el principio (por algo decía lo de planos, casi fichas de parchís) y dejar que la acción avance rápidamente.
Para mí es mucho más grave que A) El trauma familiar de Cleveland es un añadido tan gratuito que la escena de su "desahogo" no emociona, y B) Nos importa un pito que el personaje del indio esté escribiendo un nuevo Mein Kampf pero al revés, porque eso no se traduce en cosas concretas sino en simple cháchara.
Pero me conformo con haber llegado al consenso de que la historia es "bonita", porque lo es, con todos sus defectos.
(Gracias por tu paciencia, Dani)

2:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Soy el de los fallos "gordos". Ya siento la expresión, tienes razón Haley. En general me quería referir a todo lo que acabáis de decir dos comentarios arriba.

No sé, por añadir, me pareció ridículo que el gremio "real" (OJO, SPOILER) fueran las hermanas portuguesas. O sea, ¿no es que hablen portugués, sino que "dicen cosas extrañas"? Y vi falta de elgancia. Véase el discurso "voy a hacer gracia" del crítico de cine antes de ser atacado o la presentación de los personajes (enlazando con lo de la credulidad). Seguro que hay formas más elegantes de hacer las cosas, porque esos dos temas parecen escritos por un principiante.

También creo que "giros" del final en que nadie es quien parecía (el guardián no es quien parecía ser, etc.) son de lo más forzado e innecesario. Ahora bien, lo que más me sorprendió fue que todo lo que debería mover la historia se resuelve en los 20 primeros minutos: salvar a la Narf es necesario para que el universo nos dé un mensaje... que ya sabemos cuál es porque nos lo dice la mujer oriental (que vaya tópico, por cierto. Sólo faltó que supiera kung fu).

Algunos dicen que para que esta peli te guste hay que dejarse llevar, pero yo creo que no. Una cosa es dejarse llevar (cosa que hago encantado), y la otra es tener que esforzarse por creer algo totalmente inverosímil e incoherente. Un último ejemplo de esto: la única motivación del señor que nunca sale de su casa es el hecho de querer soñar y volver a ser un niño. En fin...

No sé, se ha hablado mucho sobre la peli y me mantengo en lo dicho, Shyamalan no deja indiferente. Creo que esta vez ha intentado hacer una especie de fábula moderna a lo "La historia interminable", intentando demostrar algo que no hace falta porque todos lo sabemos y estamos de acuerdo (que no hay que irse a Mordor para que ocurra fantasía), y con personajes raros porque sí, como el chaval que sólo ejercita la mitad de su cuerpo o el misterioso crítico de cine (otro topicazo).

Eso sí, la banda sonora me entusiasmó.

4:17 p. m.  
Blogger ninfomana said...

Me gustaba Shyamalan. Sus películas eran tan singulares como enigmáticas. Con un punto siempre inquietante sabiamente extraído de historias y géneros alicaídos que el director se encargaba de revitalizar con un creciente pulso dramático al que no eran ajenos sus finales sorprendentes y catárquicos.

Me gustaba su lenguaje visual, minimalista y contenido alejado del exceso de fluidos y decibelios que acostumbra a inundar las pantallas de este género.

Acompañado de tan sólidas premisas acudí a ver "La joven del agua", hace unos días, preparado para rebatir el aluvión de críticas negativas que acumulaba en su periplo estadounidense.

Más me hubiera valido quedarme en casa. Si fuera crítico de cine diría que la película supone "un intento totalmente fallido" pero como a mi la butaca no me sale gratis, ni en primera fila, me explayaré con "un engendro facilón y pretencioso, que roza el limbo de la imbecilidad permanente.

La verdad es que en éste rompecabezas de 4 piezas no encaja ni la tapa de la caja. Ni la historia, ni el tono, ni el ritmo, ni los personajes son los apropiados. Y no hace falta ir muy lejos, el papel del propio Shyamalan o el de la ninfa bobalicona resultan tan estereotipados y ridículos que parecen sacados de "La hora chanante".

Y para no salirnos del guión, sus giros tan forzados, precipitados y previsibles que harían ruborizar a los actores de una película porno.

Mientras todo esto transcurre ante los atribulados ojos del espectador, uno ansía la llegada de un final inesperado que redima a una historia insufrible obligándote a un rebobinado de urgencia. Pero el "rewind" no funciona. Tú y los 300 infortunados de la sala estáis en posición de "pause" permanente. Con la mandíbula abierta y la mirada congelada en los títulos de crédito, acabáis de descubrir el sentido final de una cruel e inmensa broma cinematográfica que el propio Shyamalan ya os había anticipado: "No es más que una historia que contaba a mis hijas para ayudarlas a dormir".

Joder, el cabrón lo ha conseguido.

4:23 p. m.  
Anonymous haley joel said...

Me iba a retirar discretamente, pero el sarcasmo hostil de ninfómana me ha calentado. Yo no vi que nadie se durmiera en mi sesión de cine, ¿tú sí? Lamento que hayas gastado siete euros y dos horas viendo la película, no me cabe duda de que tu vida es un torrente continuo de emociones intensas y reflexiones sublimes que se ha visto injustamente truncado por una broma ridícula e imbécil como esta. Debe ser muy molesto, con tanto material de primerísima calidad en la cartelera. Apuesto a que Alatriste tiene personajes menos estereotipados y giros argumentales menos forzados.
Parafraseando un diálogo de Señales, creo que existen dos clases de personas en el mundo: los que se cabrean viendo "La joven del agua", bufan y se sienten ofendidos en su inteligencia, y los que simplemente se dejan llevar por la historia y la disfrutan.

7:44 p. m.  
Blogger ninfomana said...

Para Haley joel,

Si sabes que nadie se durmió en la sala es porque te pasaste toda la proyección observándolos. Algo totalmente comprensible cuando la alternativa es tragarse esa mierda infumable.

Y no insistas. El emperador va en pelotas, por mucho que le quieras poner un traje.

12:03 p. m.  
Blogger Daniel said...

Vaya, esto se ha vuelto un cuerpo a cuerpo en el que se habla de pelis... que no he visto. No puedo leer los comentarios de mi propio blog para que no me destrocen las pelis...

Por si no había polémica suficiente con los acentos y las ubicaciones de las series, se han metido los capitanes y las ninfas acuáticas por medio.

Ok, por contestar a los comentarios sobre los que, más o menos puedo opinar (como no he visto las pelis, no puedo hacerlo sobre eso)

Tomás motos dice que recuerda una serie ambientada en Elche, pero claro, es una serie de un canal autonómico. Estoy seguro de que en el resto de España nos encantaría ver una buena peli o serie ambientada allá... o en cualquier otra ciudad. Por ejemplo, yo no estado nunca allá y me gustaría ver cómo es ése mítico palmeral. Creo que no hay que menospreciar la utilidad del cine y la tele para enseñarte cosas que nos has visto. Cualquiera que haya viajado a Estados Unidos, por ejemplo, sabe de lo que hablo.

Usuario anónimo dice: "Posiblemente se trata de acostumbrar el oído del espectador, pero eso significa hacer docenas de películas con acentos regionales y que la gente poco a poco se vaya riendo menos de ellos. Por el camino quedará un puñado de cadáveres de actores y guionistas, pero es un precio barato para conseguir el tan deseado realismo, ¿no?"

Efectivamente, yo creo que es el camino. Y, de verdad, creo que lo de los cadáveres sería sólo una metáfora.

En su primer comentario, haley joel comenta que más que un asunto de acentos y ubicaciones es una falta de tradición en el género. Si ya el género es difícilmente creíble en España, sería más difícil todavía de creer si se introducen elementos reconocibles. Bien, creo que tiene parte de razón, en el género es donde más claramente se ve lo que "denuncio" en el post. Pero no creo que sea exclusivo. En mi opinión es precisamente en el género donde más necesario conseguir la credulidad e identificación del espectador. Si vas a contar una mentira muy grande, más vale que la mezcles con algo de verdad porque si no, la gente no va a creerse nada. Bueno, esa es mi teoría, pero entiendo la contraria. Muy de acuerdo con tu alusión a los guionistas "perezosos" creo que ahí está gran parte del problema.

Otro usuario anónimo propone que se hagan series con los actores de doblaje como protagonistas. Bueno, Ramón Langa y José Luis Gil (el presidente de comunidad de "Aquí no hay quien viva") son actores de doblaje muy reconocidos y, a la vez, actores a secas. Lo veo como una buena solución en casos muy concretos pero es muy importante que el físico del actor y su interpretación corporal etc. esté a la altura de su voz. Y no creo que sea lo más habitual.

Seguro que me dejo cosas en el tintero. Seguid con vuestro duelo. A ver si veo "La joven del agua" y me hago una opinión de una vez.

1:55 p. m.  
Anonymous escritopor said...

Entiendo la lógica indignación de los andaluces, pero si les hacemos caso a todos los que se quejan no podremos reirnos de ellos, pero tampoco de los gallegos, de los catalanes o de los mesetarios, y nos veremos obligados (más todavía) a escribir las historias en esa especie de Metrópolis cañí que no tiene nada que ver con nada.

No se le puede caer bien a todo el mundo todo el rato. Abajo la censura. Saludos.

6:59 p. m.  
Anonymous PapáCairo said...

La Joven del Agua es un cuento dentro de un cuento. Cuando el prota se sumerge en la piscina batiendo el record de apnea (aún "bebiéndose" el tubito con aire) rompe con cualquier lógica física que se supone que ha de acompañar a un personaje real en un entorno real aún cuando le ocurran hechos extraordinarios como es la aparición de la narc. Ahí desaparece el anclaje a la realidad y se descubre el cuento dentro el cuento. Entramos en un mundo donde las reglas no son convencionales y se puede elegir entre acatarlas o no hacerlo. Si decidimos no acatarlas y juzgar la peli bajo una mirada convencional no nos podremos creer por ejemplo la credulidad casi autista del coro de personajes o el hecho mismo de que un libro pueda salvar el mundo y por supuesto, la peli no nos gustara, pero, en caso contrario...:-)

12:23 p. m.  
Blogger ninfomana said...

Papácairo,

Vamos a ver si nos aclaramos.

O sea que en realidad "La Joven del Agua" es un cuento dentro de un cuento que, obviamente, en realidad es una fábula dentro de una tesina que en realidad es un ensayo dentro de una crónica que en realidad es sueño que en realidad no he soñado. O sí.

Aclarame sólo una duda.
La película ¿la he visto o no la he visto? porque igual no he ido ni al cine.

Dios mio, si así fuera, Shyamalan está que se sale.

5:14 p. m.  
Blogger ninfomana said...

Papácairo,

Vamos a ver si nos aclaramos.

O sea que en realidad "La Joven del Agua" es un cuento dentro de un cuento que, obviamente, en realidad es una fábula dentro de una tesina que en realidad es un ensayo dentro de una crónica que en realidad es sueño que en realidad no he soñado. O sí.

Aclarame sólo una duda.
La película ¿la he visto o no la he visto? porque igual no he ido ni al cine.

Dios mio, si así fuera, Shyamalan está que se sale.

5:14 p. m.  
Anonymous PapáCairo said...

"O sea que en realidad "La Joven del Agua" es un cuento dentro de un cuento que, obviamente, en realidad es una fábula dentro de una tesina que en realidad es un ensayo dentro de una crónica que en realidad es sueño que en realidad no he soñado. O sí."

No, sólo lo del principio: es un cuento dentro de un cuento :-)

1:55 p. m.  
Blogger ninfomana said...

O sea el doble de cuento.:O

4:15 p. m.  
Anonymous PapáCairo said...

No, solo lo de antes: es un cuento dentro de un cuento, pero cada vez te acercas más. :-)

5:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home