28.6.06

Lágrimas en una habitación de hotel




¿Alguna vez un productor ha criticado un guión tuyo? ¿Has tenido que aguantar cómo ponía verde el nombre del protagonista, la actitud de un personaje secundario o ese original modo de dialogar del que tan orgulloso te sentías?

¿Has tenido que aguantar, defendiéndote con torpeza mientras el segundo a bordo del productor, viendo que había barra libre, ha aprovechado para criticar la duración de la historia, buscando con cuidado los ejemplos más ofensivos… (Incluso los torpes son hábiles cuando se trata de hacer daño)? ¿Has mirado a tu alrededor en el restaurante preguntándote por qué demonios las mesas de ese sitio tan pijo estaban tan cerca unas de otras? …seguro de que los tipos de al lado, aunque simulan no escuchar, lo han oído todo. Volverán a casa en su todo-terreno hablando por el manos libres diciendo: “joder, he escuchado como a un guionista le estaban poniendo a parir”.

¿Has intentado evadirte creyendo que puedes aislarte del dolor, ser budista por un momento pero… cuando has vuelto a la conversación todo estaba igual?

O peor…

Pues bien, si alguna vez te ha tocado vivir algo así, aquí llega un triste consuelo: M. Night Shyamalan también.

Pues sí, el director y guionista de “El Sexto Sentido”, entre otras, tuvo una de esas discusiones francas sobre uno de sus borradores de “The Lady in the Water”. Y estoy seguro de que hubiera deseado que la discusión hubiera sido algo menos franca.

Después de la comida, en la que los altos ejecutivos de Touchstone, compañía para la que había trabajado el director durante años, la emprendieron con el guión – dice que el aluvión de críticas fue tal que llegó a pensar que pronto iban a meterse también con el tipo de letra en el que estaba impreso – Shyamalan rompió a llorar.

Sí, eso es. El guionista de “El protegido” llorando por los comentarios negativos.

Lo he leído aquí, un artículo que avanza el contenido de un libro sobre Shyamalan y su ruptura con Touchstone.

Porque, claro, esa es una de las pequeñas diferencias, cuando uno es Shyamalan, tras una de estas reuniones francas, se marcha a otra productora.

El artículo dice que, tras esa célebre cena, las del director no fueron las únicas lágrimas.

También la productora, Nina Jacobson, con la que Shyamalan había trabajado en sus cuatro largometrajes anteriores, echó a llorar cuando llegó su habitación de hotel.

10 Comments:

Blogger Pianista en un Burdel said...

Me ha encantado el concepto "barra libre". Define exactamente la actitud de cierta gente.

11:08 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo siempre me he llevado bien con los chavales de Touchstone.

4:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sí, la vida del guionista es dura comparada con la del minero o el trabajador de los campos de plásticos.
Ahora bien, leyendo el artículo que citas, la impresión que me da es que ese MNS es, antes que nada, un quejica, que no puede soportar el chorreo de su productora, que tiene la desverguenza de confesar que no pilla su guión, no le hace gracia (con lo divertidas que son todas las películas de Shyamalan), los nombres le parecen raros (Scrunt? Narf? Tartutic?) y no le parece una idea genial que se reserve él mismo un papel largo, cuando hasta ahora su filmografía como actor se limita a apariciones tipo hitchcock en sus propias películas. (¡pero qué momentos inolvidables, el camello del Protegido, el médico del Sexto Sentido!).
Qué vergüenza. Un guionista/director (en videojuegos eso se llama tener una vida extra) que acumula megataquillazos se merece que todos en su entorno le digan yes! a todo, como mínimo.
No me extraña que esa productora acabara llorando también. Poco me parece.

5:34 p. m.  
Blogger Angela said...

Hombre, yo creo que Shyamalan habrá escuchado miles de críticas a sus guiones antes de haber llegado a donde está. Algún trabajo sería el primero. Creo que lo que valoran todos los guionistas son las buenas maneras a la hora de criticar un trabajo en el que se depositan horas, esfuerzo, sacrificios, ilusiones y sueños.

Y que viva Night.

12:55 a. m.  
Blogger La navaja en el ojo said...

Siento hacer de abogada del diablo, pero muchas veces me encuentro en el otro lado: soy la que dice a ese productor esas cosas que están mal. Y reconozcámoslo, aunque 'El sexto sentido' sea una obra maestra, los últimos guiones de Shyamalan, especialmente el de 'Señales' son de lo más cutres. Éste hace "aguas", nunca mejor dicho, por todas partes. Y 'El bosque', por su ideología, me repatea bastante.

No tiene nada de malo que se ayude a mejorar un guión (otra cosa son las formas de decirlo), de hecho estoy convencida de que uno de los problemas del cine español es que nos creemos demasiado autores y no existe la costumbre de trabajar así. Pero vendría muy bien. Creedme, os lo dice alguien que se lee cientos de guiones al año y que encuentra uno o dos pasables.

11:59 a. m.  
Blogger Daniel said...

La verdad, estoy muy de acuerdo contigo, navaja... y con anónimo 2, ( y también con ángela, no sé cómo lo hago) aunque las pelis de este hombre me suelen gustar, las últimas me parecen bastante mejorables y, leyendo el texto, tuve la misma sensación que anónimo 2, el tipo parece un pelín quejica.

Por eso me llamó bastante la atención que también la productora llorara a la vuelta al hotel.

En el fondo, es como una historia de amor que se acaba, ¿no?

7:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues a mi me parece que El Sexto Sentido es un guión que sólo funciona la primera vez que lo ves, en cuanto sabes el giro final no lo puedes volver a ver xq el guión hace aguas por todos los sitios...

En cuanto a lo de las productoras...pues en cierto sentido es verdad, pero tb hay que tener en cuenta que hay guionistas que piensan que lo que ellos hacen es maravilloso y no es necesario cambiar nada, cuando la verdad es que los guiones suelen ser (digo suelen, xq hay algunos q no) bastante mejorables...

6:39 p. m.  
Anonymous alguien said...

Sólo funciona una vez, pero cómo funciona...

10:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

eso no es funcionar...un guión tiene que ser una historia consistente, que tenga unidad y verosimilitud dentro de su propia historia...y si la segunda vez que lo ves no funciona, no puede ser un buen guión...

11:46 a. m.  
Blogger Angela said...

He leído el argumento de "Lady in the Water" y creo que puedo entender la reacción de los de Touchstone: Paul Giamatti es el que lleva el mantenimiento de un edificio de apartamentos y rescata en la piscina del lugar a una chica que cree que se estaba ahogando y resulta ser que la moza es un personaje de cuentos.

Bueno, yo confío en el talento de Shyamalan. Gente así es capaz de lo mejor (y de lo peor) con argumentos así.

2:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home