3.4.06

Compañeros de trabajo

Hace años, cuando era un crío, vivía en Barcelona. Mi madre trabajaba en una empresa de gas natural. Mi padre, en una de yogures. Un compañero de trabajo de mi madre tenía un hijo que, al tiempo, enfermó de cáncer.
Años más tarde, yo acabé en Chamberí. Trabajando de guionista. Cuando se estrenó "Planta Cuarta" fui a verla, y, aunque algo decepcionado por la dirección de Antonio Mercero, salí con la impresión de que era una buena historia, contada por alguien que se acercaba de un modo original y espontáneo al drama de unos chavales que tenían cáncer. "Para hablar así de algo, hay que haberlo pasado" - pensé. O ser muy buen escritor.
Posiblemente, el hijo del compañero de trabajo de mi madre, Albert Espinosa, cumple los dos requisitos. Desde entonces, ha escrito para televisión, cine y teatro. Según este estupendo artículo de Babelia, está preparando su debut como director de cine.
No le conozco personalmente, pero, de alguna manera me siento un poco unido a él, aunque sólo sea porque nuestros padres fueron compañeros de trabajo durante un tiempo. Y ahora nosotros también lo somos.

1 Comments:

Blogger salmoreja said...

Bueno, esta anécdota puede ser un punto de partida para contar una historia con principio, nudo y desenlace ;-).

Yo ando en ello también, en lo de contar historias...

Un saludo

7:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home