27.3.06

Azcona en la radio

Rafael Azcona es posiblemente el mejor guionista de la historia de nuestro cine. Pero tengo una primicia: Azcona no ha escrito todas las películas. Lo puedo confirmar. En España hay, y ha habido, más guionistas. Algunos eran (y son) incluso buenos.
Ojo, que nada de esto se entienda como una crítica a Azcona, sino a nuestros ligeramente perezosos medios de comunicación.
Todo esto viene a cuento (o tal vez no) porque hoy he escuchado una entrevista que le hacían en la radio. Azcona ha comentado que a él le interesa la vida... y que las películas, actualmente, hablan poco de la vida y mucho sobre... otras películas.
Hace años, en la Escuela de Cine, escribí una historia de una pareja que escapaba de la policía. Intentaba ser "Amor a quemarropa", diálogos pretendidamente ingeniosos, persecuciones y amor romántico. Sí, yo también fui víctima del "Virus Tarantino".
Un profesor vino a decirme que él no había tenido una pistola entre sus manos en toda su vida y cuando leía un guión en el que aparecía una... ya no podía seguir leyendo. Esa historia no hablaba del mundo que él conocía.
Estuvieron a punto de suspenderme tras leer ese famoso guión. Y, no sé... creo que posiblemente me lo merecía.

Parece que está claro que los guionistas (cuando trabajamos en una historia original nuestra) escribimos sobre lo que nos gusta o nos interesa.

¿Qué es mejor, que ésto sea la vida o "el arte", es decir, lo que vemos, leemos, etc? ¿Una mezcla de ambas cosas, tal vez?

Volveré sobre este asunto para comentar un libro estupendo, llamado "Contra la imaginación" que leí hace un tiempo.

6 Comments:

Anonymous fanshawe said...

Pues... no sé que decirte. Siempre me viene a la cabeza esta anécdota de Javier Marías. Cuando era veinteañero se marchó a casa de su tío a Londres un par de meses. Su tío no era otro que Jess Franco. En esos dos meses, con un amigo, salió a la calle lo indispensable. Se pasó las horas muertas viendo todo tipo de películas de la inmensa videoteca de clásicos, porno, serie Z, gore, lo que fuera, que tenía su tío en casa.

Después escribió su primera novela, "Los dominios del lobo". Basada en su experiencia... como espectador.

En fin, no comparto demasiado lo de "tiene que ser real". De un plumazo nos cargamos las historias de fantasía, la Ciencia Ficción, West Side Story, los Piratas del Caribe... en fin, casi todo.

1:27 p. m.  
Blogger Mr. P. said...

Pienso que inevitablemente el cine está ligado al cine, este a la vida, y la vida a aquel. A mí esta cuestión me lleva a Woody Allen y a su manera de hacer que las películas de otros arranquen, avancen o acaben algunas de sus obras. En "Misterioso...", el lío comienza después de que la parejita vea "Perdición". Y su desenlace, homenajeando el de "La dama de Shangai" mientras esta misma se está proyectando, will be in our hearts forever.
Un saludo.

12:07 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Guionista de Chamberí... Tú no tienes ego, ¿no? Deja que hablen tus obras, no tus pajas mentales.

1:15 p. m.  
Blogger Pianista en un Burdel said...

Tu profesor quizá fuese un poco estrecho de miras.
No sé cómo sería tu guión -aunque por lo que cuentas no pinta muy bien, jejeje-, pero películas como "El Lute", "Amantes" o, si me apuras, "Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios" no serían posibles si se aplicase esa lógica a todos los guiones.

6:02 p. m.  
Anonymous acho said...

Vaya, un comentario anónimo insultante. ¡Esto ya es un auténtico foro de Internet, enhorabuena! :)

Yo creo que se puede escribir de casi todo sin necesidad de haberlo experimentado; siempre que cuentes algo de verdad y que sí te sea cercano. Tarantino usa las pistolas como excusa, pero en realidad te está hablando de un montón de gente ingeniosa y verborreica que ha visto demasiadas películas... exactamente como él.

El problema está en hacer una imitación superficial - las pistolas en Tarantino o la decoración en Almodovar - cosa que, por otra parte, creo que es parte del proceso natural de encontrar una voz propia. Y la imitación es la mayor forma de adulación, dicen.

12:29 a. m.  
Anonymous Flora said...

Me ha hecho sonreír el consejo de tu profe de la escuela de cine, precisamente porque uno de los recuerdos que tengo de mi paso por la Ecam es a Manolo Matji diciendo: "Mi amigo Tano (Agustín Díaz Yanes)dice que una película no le interesa si en ella no aparece una pistola". Hasta la marca de la pistola mencionaba, algo así como una Derringuer. Y es que cada maestrillo tiene su librillo. Este tema es muy controvertido y resbaladizo. Seguramente las dos sentencias pistoleras tienen mucho de verdad pero si tuviera que elegir una de las dos, me quedaría con la de Matji, más que nada, porque si alguna vez necesito utilizar una pistola en un guión no quisiera tener que sacarme la licencia de armas.

6:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home