6.8.08

Salta conmigo



Creo que fue en una comida con Benjamín y otros compañeros de trabajo. Él la soltó de pasada, como suele hacer con cualquier tipo de referencia cultural, por elevada que sea. Es el tipo de tío que comenta: “Ya sabéis lo que decía Herodoto sobre las gallinejas…” Y tú te encuentras ante la alternativa de… quedar como un ignorante al reconocer en público que no sabes lo que pensaba el historiador clásico sobre tal manjar o quedar como un mentiroso, diciendo que sí, que lo conoces todo sobre vísceras y griegos muertos.

El caso es que esta vez no comentó nada sobre Herodoto, sino que dijo que en cierto momento en la serie “estuvimos a punto de saltar el tiburón”. Como en una serie diaria no tenemos presupuesto para escenas de acción con escualos, me imaginé que se trataba de una referencia metafórica que, cómo no, se me escapaba.

Por fin, logré enterarme: al parecer, se dice que una serie o una película ha saltado el tiburón cuando ha roto sus propias normas, cuando ha perdido su tono… en definitiva, cuando se ha traicionado.

Hay incluso una página web en inglés, jumptheshark.com, en la que esa gente a la que le da poco el sol (sí, puede reírte de nosotros pero… nosotros somos los tipos que llenamos Internet de contenido, el progreso siempre depende de los marginados. Pobre humanidad si su avance estuviera en manos de los tipos que se relacionan adecuadamente, practican deporte y llevan vidas equilibradas…) detalla cuándo su serie preferida saltó el tiburón.

Habrá ahora algún pobre lector preguntándose de dónde viene la maldita expresión. Y sí, como os temíais, os lo voy a contar.

Entre 1974 y 1984 se emitió en Estados Unidos una serie llamada “Happy Days”, una especie de mirada nostálgica a los años cincuenta. Su creador fue el director de Pretty Woman, Garry Marshall, y, entre sus protagonistas estaba Ron Howard. La serie tuvo muchísimo éxito, se mantuvo durante años en emisión y, como es lógico, fue evolucionando a medida que los actores crecían, iban entrando en prisión o en rehabilitación. La serie, costumbrista en sus inicios, fue tomando una dirección algo más osada hasta que, en un episodio en California, uno de los protagonistas, Fonzie, vestido con su habitual chupa de cuero, haciendo esquí acuático saltó por encima de un tiburón. La foto que he colgado muestra al tal Fonzie antes de su hazaña. No he encontrado foto con el célebre tiburón (dada la época y que se trataba de una serie de tele, me temo que no fue una escena demasiado espectacular).

Al parecer, la anécdota estaba basada en un hecho real, existía un tipo que se dedicaba a saltar escualos de esta manera pero, como casi siempre en este negocio, la verdad no importa, sólo la verosimilitud. Y, según muchos fans de “Happy Days”, esa secuencia marcó un punto de inflexión… ese tiburón se llevó entre sus fauces todo asomo de credibilidad que pudiera quedarle a la serie.

Desde entonces, algunos de estos señores que ven poco el sol se dedican a recopilar los momentos en los que, en su opinión, una serie fue demasiado lejos.

¿Alguna vez habéis visto claro el momento en el que una serie perdía el norte y dejaba de ser lo que era? ¿Lo habéis sufrido como espectadores o tal vez… como guionistas?

Por cierto #1, a pesar de que la expresión parece marcar el momento en el que una serie está agotada, “Happy Days” siguió emitiéndose con gran éxito durante seis años después del célebre salto del tiburón.

Por cierto #2. Ya existe en inglés una expresión contemporánea de significado muy parecido a "saltar el tiburón". Es "nuke the fridge" que vendría a ser literalmente "lanzar una bomba atómica sobre el frigo". Al parecer, a algunos fans, la última entrega de cierta saga de aventuras no les acabó de convencer.


Aquí, en youtube, la famosa secuencia del salto del tiburón (en la que brilla por su ausencia el escualo, por cierto). Aquí Henry Winkler, el actor que saltó el tiburón, hablando sobre la secuencia de marras y su repercusión. Y aquí, una entrada de la Wikipedia de la que saqué todo lo que no me dijo Benjamín.

Etiquetas: , , ,

7 Comments:

Anonymous Estoy harto de ser buena said...

A veces es de lo más saludable saltar el tiburón.
Se me ocurre una serie española que ha saltado el tiburón más de una vez: Los hombres de Paco.

8:55 p. m.  
Anonymous Galahan said...

Hay una que en vez de saltar el tiburón, saltó por un puente...

... y luego se despertó.

1:53 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Como dice estoy harto de ser buena los pacos habian hecho del salto al tiburón su recurso principal. Ahora se han comprado un chalet con tiburon incluido y no es lo mismo.

Todos estamos acostumbrados a ver saltitos como embarazos inesperados, bodas de conveniencia y cosas por ese estilo que tan nervioso me ponen.

6:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Y luego están las series que arrancan con un espectacular salto de tiburón, vbgr.: LALOLA.
(Y que conste que eso, precisamente, es lo que más me gusta de la serie)

9:09 p. m.  
Anonymous MH said...

Pero, Anónimo, lo de saltar el tiburón va por cuando la serie se mea en sus propia arquitectura. No se puede saltar el tiburón en el primer episodio, ahí no hay nada establecido.

2:05 p. m.  
Blogger al said...

No tiene demasiado que ver, pero lo de la serie de Ron Howard me ha recordado un guión (inédito) en el que se hacían constantes referencias a la misma y que, pese a ello, no estaba mal. Se titulaba 'Killing Charlie Kaufman' y era una especie de vuelta de tuerca a 'Adaptation' con mucho de 'Amadeus' (el protagonista es un Salieri obsesionado con el éxito desmedido de Kaufman). Creo que se puede pillar aquí.

Respecto a saltar el tiburón, recuerdo cuando interrumpieron 'Barrio Sésamo' para retransmitir en directo el famoso despegue del Challenger. Aunque tal vez no estaba en el guión.

8:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Los Hombres de Paco empezaron a saltar el tiburón cuando metieron a Mario Casas y lo terminaron de dar cuando metieron a Jimmy Castro. A este último deseabas que se lo cargaran cuando antes.
La marcha de Hugo Silva, fué el principio del fín

11:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home