24.1.07

Alabemos ahora al cine español

No queda nada para la entrega de los Goya (por cierto, yo pasaré “la fiesta del cine español” en casa con mis zapatillas de cuadros y mi albornoz, viendo la tele. Sexy, ¿eh?)

Pero esto de los Goya (y las recientes candidaturas a los Oscar) me ha hecho darle unas cuantas vueltas a la cabeza.

En este país llamado España tenemos una imagen un tanto chunga de nuestro cine.

Tampoco tenemos una imagen demasiado buena de nuestro whisky nacional, es cierto, pero, como yo no trabajo para DYC, eso no me importa demasiado.

El prestigio de nuestro cine, en cambio, me preocupa un poco más.

Circula por ahí una impresión general que, en suma, se puede resumir así:

El cine español es una mierda.

Ejem.

Bien. Veamos.

Bueno, esto de “una mierda”... es pelín subjetivo.

Estoy seguro de que hay gente muy lista a la que le encantó “Ishtar”.

De hecho, eso espero, porque... yo le encontré su puntito.

Tal vez convenga buscar algún criterio un poquito menos subjetivo que establezca qué es bueno y qué es malo. Para eso están los premios, aparte de para estrenar vestido.

Tomemos unos premios de prestigio internacional... ¿Cuáles son los más famosos del mundo?

Los Fotogramas de Plata.

Bueno, aparte de esos... tomemos los Oscars de Hollywood, por ejemplo.

Posiblemente no sean los premios más arriesgados y, desde luego, no son los más prestigiosos entre los cinéfilos. Pero, al resto de nosotros nos suelen servir de referencia.

Bien, pues, desde 1980, es decir, en los últimos 26 años, ningún país del mundo ha ganado tantos Oscars a la mejor película en lengua extranjera como España.
Habéis leído bien: más Oscars que ningún otro país del mundo (a los de otros mundos también les ganamos, por incomparecencia).

Fueron cuatro premios (Por “Volver a empezar”, “Belle Époque”, “Todo sobre mi madre” y “Mar Adentro”).

Durante este periodo, el cine francés, indudablemente más potente que el nuestro consiguió... un solo Oscar. Por "Indochina" (sí, yo también pienso que deberían devolverlo).

Alguien puede pensar: las películas españolas premiadas fueron casos aislados, golpes de suerte excepcionales.

Pues... el caso es que tampoco es así.

Porque España es el país que más nominaciones a ese mismo Oscar acapara en ese periodo: 11. En esto sí estamos empatados con Francia.

Además de las de Garci, Trueba, Almodóvar y Amenábar, han sido candidatas en esta categoría películas de Carlos Saura y Montxo Armendáriz.

Por añadir algo más – especialmente interesante para un blog de guión - en estos últimos 25 años ninguna película extranjera ha ganado el premio al mejor guión original. Ninguna excepto... “Hable con ella” dirigida por Pedro Almodóvar, en la edición de 2002.

Además, en este periodo, los intérpretes Javier Bardem y Penélope Cruz, los músicos Alberto Iglesias y Javier Navarrete, los cortos “Esposados”, “7:35 de la mañana”, “Binta y la gran idea” y “Éramos pocos” y el documental “Balseros”, entre otros, han sido también candidatos a los premios.

Casi nada.

Ahora mismo, una coproducción mayoritoriamente española, rodada y ambientada en nuestro país y su historia, con innumerables actores y técnicos españoles recibe ni más ni menos que 6 candidaturas a los Oscars.

Podéis comprobar todo esto aquí, en la estupenda base de datos oficial de la Academia de Hollywood.
Todavía me acuerdo de aquellos tiempos en que nuestro único compatriota vivo con premio de la Academia era Gil Parrondo.

Hasta ahora, he escrito sobre la calidad del trabajo que se hace en el cine de nuestro país. ¿Y qué hay de la cantidad?

Pues, en números, la producción de cine en nuestro país es inferior a la francesa pero muy superior a la italiana, la alemana, la británica y la de cualquier otro país europeo.

En resumen, el panorama no parece demasiado desalentador, ¿no?

No creo que podamos presumir de tener tal predominancia en muchos otros campos culturales, económicos o deportivos.

A estas alturas, yo diría que mirando estos datos podemos decir, sin elevar demasiado la voz, que... el cine español NO es una mierda.

No quiero que esto suene como un panfleto autocomplaciente: está claro que nuestro cine necesita muchas (muchísimas) mejoras. Se trata de una industria precaria, muy dependiente de la financiación pública, poco valiente, endogámica, con un tirón popular demasiado limitado...

Pero creo que eso nos lo repiten los medios, y nosotros mismos (habría que pensar por qué interiorizamos con tal facilidad estas consignas) durante 364 días cada año.

Yo diría que nuestro deporte nacional no es el fútbol, tampoco los toros... sino el lanzamiento de cantos rodados contra nuestro propio tejado. ¿Por qué no nos damos un día de descanso?

Ahora llegan los Goya. ¿Por qué no nos enfundamos en nuestra bata más cálida y nuestras pantuflas más cómodas – ejem, no hagáis esto si estáis invitados a la gala, please –, nos relajamos un poquito y nos dedicamos a admirar a los candidatos, a criticar sus vestidos y a felicitar a los que ganan los premios mientras deseamos estar en su lugar el año que viene?

Desde luego, eso es lo que haré yo.

Etiquetas: , ,

25 Comments:

Anonymous angela said...

Un análisis fundamentado y con el que no me queda otra que estar de acuerdo. Tiremos los complejos por la ventana, y quizá todos juntos podamos contribuir a que este cine sea un poco mejor cada día. Al menos, que no sea por nosotros. Ea.

11:23 p. m.  
Anonymous Weiland said...

Sí, hay que ver los Goya, pero antes acerquémonos a Génesis, que estrenan a las 21:30 y hay que darles apoyo.

Y también podemos verla con pantuflas y pantalón de pijama!

11:25 p. m.  
Blogger zar said...

¿A quien beneficia la idea de que el cine español es una mierda?

Seguramente que en proporcion se genera mas basura en EEUU que aquí...

Con una buena promocion la gente va a ver cualquier cosa y tambien se cree cualquier cosa, en negativo o positivo.

Creo que van por ahi los tiros, un tema meramente economico.

12:18 a. m.  
Blogger Miss Julie said...

Buena y oportuna reflexión.

P.D. En albornoz y con zapatillas de cuadros... Uhmmmm. Qué sugerente.

1:21 a. m.  
Blogger Zhalim said...

Por fin alguien que lo dice. Es cierto que el cine español tiene todavía algunos problemas (sobre todo la maldita endogamia), pero creo que no son exclusivos del cine, sino que vienen con la mentalidad de trabajo que impera aquí, así que no es como para criticarlo demasiado.

Y en esta edición de los Oscar, hay DOS (dos!) cortos españoles nominados. Ahora mismo, creo poder afirmar sin equivocarme que España es la potencia mundial del corto, y varios cortometrajistas ya están triunfando (o triunfarán) con sus primeros largos.

El cine español era malo, pero está dejando de serlo. Me alegra saber que no soy el único que lo piensa.

8:47 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola,

No voy a entrar en lo que puedan gustar espectáculos tipo entrega de oscars o goyas (digo de partida que a mi bien poco), pero me parece que tú análisis se sustenta en dos errores.

El primero: utilizar estos premios como cánones de calidad me parece una base demasiado endeble para cualquier argumentación. No voy a incidir en esto: hay miles de ejemplos a lo largo de la historia.

Por otro, recurrir al corporativismo y a la imagen vacua (el rollito "que guapos somos y que bien nos caemos" que se lleva en este tipo de galas, término rancio donde los haya, por cierto) bien poco ayuda al cine.

Ahora bien, si hablamos de industria y de pasta, aquí sí que puede servir de ayuda. Es decir, si se ve el rollo goyas y demás como un anuncio hortera (del que no solo uno puede, sino que tiene que reirse como medida de salud mental), bien, sí se ve como baremo de cine chulo, mal vamos.

Y por último, recurrir a cuestiones tipo "no tenemos que tener complejos" y demás es absurdo: ¿quienes? ¿Nosotros? ¿Qué nosotros? Patriotismos no, gracias.

Un saludo

PD: No es mi intención sonar apocalíptico; me gustan las pelis chulas, más allá de si son o no españolas. Ahora bien, el cine español no es que haya dado mucho buen cine recientemente y, claro, no digo que esto sea la causa del mal estado de la industria (no hay que recurrir al manido "lo mismo pasa en el cine estadounidense y bla,bla,bla”). Por todo ello, la actitud de cerrar filas y anular toda capacidad de autocrítica me parece el peor punto de partida para encontrar soluciones.

Saludos.

11:40 a. m.  
Anonymous profesorguapito said...

Cierto que hay un complejo injusto y generalizado sobre el cine español (del que muchas veces participan los propios cineastas). Aquí se hacen pelis muy buenas, pero estoy de acuerdo con anónimo en que tu análisis peca de autocomplaciente. Comparar es peligroso, pero lo de los oscars está bien traido. Análisis cualitativo, compro.

Pero el rollo cuantitativo no cuela.

Sinceramente, no creo que haya que alegrarse porque produzcamos tantas películas al año, más que allí o allá, fíjate qué bien. Pues no.

Y no porque la mayoría sean malas de solemnidad, sino porque no hay canales ni espectadores para ellas. Somos una industria con forma de embudo.

Y ahí entra la autocomplacencia y la falta de autocrítica. Muchos prefieren no darse cuenta de que sus pelis no interesan y prefieren seguir tirándose el rollo de filmaquer.

Complejos, no.
Autocrítica, sí.

12:03 p. m.  
Anonymous Minaya said...

La verdad es que estoy de acuerdo contigo, en el artículo, pero también hay que decir que deben aumentarse los apoyos a los jóvenes, tanto realizadores, guionistas, actores, etc.

Me gustaría ir a la gala, pero como no soy de la academia... viva el pijama!

Por cierto, me parece mal que la emitan en diferido para así poder editarla.

1:59 p. m.  
Anonymous escritopor said...

Hombre, yo creo que aquí el caballero tiene razón en que estamos acostumbrados a considerarnos la última mierda mundial y la verdad es que no es así. Otra cosa es que se hagan cien pelis al año de las cuales 80 no las vea ni cristo, y si cristo las ve pide que le claven en la cruz de lo malas que son. Yo creo que está bien que haya apoyos, pero que habría que potenciar la figura del inversor privado, porque al final esto parece una partida de póker en la que los que se hacen llamar productores ponen garbancitos en vez de euros.

6:29 p. m.  
Blogger P.B. said...

Estoy de acuerdo en la visión de que hacemos buenas pelis, y que así es entendido fuera de nuestro país.

Pero no se tiene que olvidar que en UK, Francia, Alemania, USA sólo son exhibidas en festivales y en retrospectivas las diez o doce pelis buenas y que su visión es óptimistas porque SÓLO ven esas doce películas.

En cambio, las cientos de películas malas sólo se exhiben en nuestro país (durante un fin de semana, sí, pero se exhiben).

Si todo el mundo viése TODAS las pelis francesas, alemanas, italianas, españolas... descubriría que el nivel (bajo) de pelis buenas y el nivel (muy alto) de pelis malas es el mismo en todos los países...

7:59 p. m.  
Anonymous Navarro said...

Un apunte: Espero de corazón que la ceremonia de los Goya -que veré con amigos- no se convierta en otra campaña de mendicidad sobre la excepción cultural ni en una fiesta del llanto.

No me gusta cuando el cine español se vuelve llorica y pide dinero público y llora y llora...

Me gusta el cine español cuando cuando hace películas como `LA CAJA 507´ O `ASTRONAUTAS´ O `LA MADRE MUERTA´ O `LA BUENA VIDA´ O `7 VÍRGENES´ O `MÁS PENA QUE GLORIA´ O `TORRENTE´. Películas, todas ellas, sin GOYA, por cierto.

10:41 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola,

Yo creo que aquí se confunden dos cosas bien distintas: por un lado la calidad de las pelis, por otro lado el asunto de la pasta; dos asuntos que, si bien pueden estar relacionados, no tienen por qué estarlo (y, de hecho, la mayoría de las veces no lo están a no ser que sea de manera circunstancial). Sin embargo, de lo que se trata en una industria cinematográfica tan endeble como la de esta parte del mundo no es de grandes presupuestos, sino de llegar a los mínimos para poder hacer una película. Bien, pero por otro lado estamos todos de acuerdo en que se producen demasiadas pelis, más de las necesarias, y que muchas pasan sin pena ni gloria. A esto hay que añadir la obviedad de que para que salga una peli buena tienen que hacerse muchas (entre ellas muchas malas y regulares).

Una vez expuestos todos estos argumentos (fácilmente rastreables en cualquier argumentación sobre el estado del cine español y sus causas y consecuencias), llegamos a la mayor obviedad: se hacen muy pocas pelis que merezcan la pena (y no vale el recurso escapista de que esto también pasa en Francia, Japón o Kazajistan). La cuestión es buscar las causas, la raíz del problema, para pergeñar posibles soluciones (no creo que no haya gente lo suficientemente lista ni preparada para hacer cosas chulas). Propongan cosas.

Saludos.

PD: Que se subvencione el cine está bien (dejarlo todo en manos de la empresa privada y la libertad de mercado me parece una temeridad), lo que no quita para que el virus plañidero que invade a los que trabajan en el cine acabe dando muuuuuucha grima.

12:10 p. m.  
Anonymous boufignac said...

Estoy de acuerdo con profesorguapito en cuanto al número de pelis que se ruedan en España, la verdad es que aunque se estrenen la inmensa mayoría no dura ni un par de semanas en cartel (ya sea por mala calidad, falta de apoyo en publicidad o mala distribución) pero hay que tener en cuenta que si se producen es porque, pese a todo, aún dan dinero. Y es que con las subvenciones (MEDIA, ICAA, comundiades autónomas, apoyos a la distribución, a los sales agents...) no es necesario que una peli sea rentable comercialmente: cubre gastos de sobra con las subvenciones, ya que donde le dicen a la entidad que les subvenciona que se han gastado 100, en realidad han sido 50. No es el único chanchullo. Este mismo año he sido testigo de un productor que ha comprado las entradas de salas enteras de su peli para cobrar una subvención y así cubrir gastos y poder hacer nuevas pelis - no era una peli cualquiera, sus protas estuvieron en noche hache de promo- No es el único, ojo: es una práctica habitual.

Mi punto es: para estos productores la calidad es lo de menos, lo importante es la cantidad, porque les permite seguir vivos (a ellos, porque los sueldos que pagan al equipo son irrisorios, y a los guionistas... para qué hablar de eso) y esperar a que la flauta suene (que la peli sea buena). Y es que, pese a que hay magníficos productores en España (además de guionistas, actores, montadores etc) aún hay un aire pirata entre muchos (productores y no productores) que huele a rinconete y cortadillo.

12:17 p. m.  
Anonymous Flanagan said...

No creo que el Chamberísscreenwiter confunda calidad con cantidad u otras mezclas...
Lo que se mide en cualquier ceremonia del tipo ogcars o goyas es la popularidad de una serie de pelis. Ni que decir tiene que el norteamericano sigue siendo el que prevalece sobre cualquier otro. Pero la verdad es que (qué ganas tenía de decir este asqueroso modismo) por la cantidad de premios, ciclos, estrenos... por el mundo me atrevo a decir que el cine español (qué existe, eh) es el tercero mundial detrás de EE.UU (meto a su colonia británica), y Francia. ¿Por qué existe el cine chino, checo, alemán, japonés, italiano, portugués o africano? Sí, pero no con la riqueza y variedad del español.
Aunque lo cierto es que le falta mucho para ser una industria potente y un arte primoroso... que es de lo que se trata, ¿no?

Buen post, Chamberí.

Desde Argüelles,

Flanagan.

1:33 p. m.  
Blogger ninfomana said...

La culpa la tiene la SGAE por no promocionarlo en los top manta.

Amigos terolenses, perdonar por no pagaros derechos pero es que estamos a fin de mes.

¡El cine español existe!

1:43 p. m.  
Blogger ninfomana said...

Perdonad lo de perdonar.

1:45 p. m.  
Blogger PLSEGOVIA said...

Comparto tu opinión.

Cuando los jugadores de baloncesto triunfan en la NBA son aclamados y vitoreados en los medios. Cuando los cineastas triunfan en los Oscars siempre existe división de opiniones.

Cito algunos párrafos en mi blog.
Un saludo

8:28 p. m.  
Anonymous Metabarón said...

No sé que decir, querido Sr.

Excepto que:

A) Guillermo del Toro es uno director de Hollywood.
"Hellboy", "Blade 2" y
"Mimic" lo demuestran. Pensar que lo que ha hecho es "una película expañola" me parece una forma de autoengaño. El tipo se irá a rodar "Hellboy 2" a EEUU y no le volveremos a ver el pelo en años.

B) Hasta donde yo sé, los premios de película extranjera se votan sin ver muchos de los filmes aspirantes al premio. Así que...

C) La gente opina que el cine patrio es una mierda porque se aburren. La mierda made in USA se la tragan doblada porque LES ENTRETIENE. Y eso va a misa. ¿La gente del ramo opina que no es así? ¿Que no somos malos? OK. Pero la cosa es convencer al público de lo contrario.

D) La incapacidad de realizar cine comercial en España es manifiesta: excepto Amenábar, casi nadie ha logrado aunar entretenimiento con historias aceptables. Véanse los ejemplos de "Alatriste",
"Mortadelo", "Darkness" y Dios sabe cuantas más.

E) Aquí no hay ESTRELLAS. Si se filma con actores de Hollywood, las pelis ganan en tirón. (Me remito a "Alatriste" y a "Los otros" como ejemplo claros de esto)

F) Si somos tan buenos, ¿por qué ningún cineasta español logra trabajar de encargo en el extranjero? Parece que que Fresnadillo está en ello, pero...

En fin.

8:54 p. m.  
Anonymous Poomerang said...

Espero que el puntito que le encontrarste a Ishtar no fuera verle los pechos a Isabelle Adjani...(por cierto, antes se me ha olvidado recomendarte esa peli en nuestra conversación sobre elementos freakies de finales de los ochenta).
Lo del cine español pisoteado por los españoles viene de largo: Para los sibaritas el cine español es demasiado vulgar (mucho mejor la énesima película clónica made in argentina o cualquier subproducto francés) y para los que van al cine a digerir entretenimiento sin más el cine patrio peca de pretencioso (incluso se le acusa de intelectualoide, rojerillo, etc)
Lo único que se le puede achacar al cine español es (como ya dijo zhalim) su endogamia, pero no creo que haya mucho que envidiar a otros cines...

4:12 p. m.  
Blogger Jonás said...

Mi contribución a este debate es señalar este texto para el que quiera echarle un ojo.

http://www.abc.es/abcd/noticia.asp?id=6283&dia=&sec=38#

5:02 a. m.  
Blogger Guionista said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

3:27 p. m.  
Blogger Daniel said...

Estupendo texto, Jonás, gracias por traelo. La verdad es que creo que muchos nos sentimos identificados con lo que escribe Andrés Ibañez, ¿no?

3:30 p. m.  
Anonymous haley joel said...

Yo quería ser optimista y romper una lanza en defensa de nuestro cine, de verdad.

Pero ayer vi "Alatriste".

Mejor peliqué? Mejor adaptaqué?

Superproduqué?

6:14 p. m.  
Blogger PR3D1C4D0R said...

El cine español no es malo... Es malísimo! Yo nunca me he fijado en las nominaciones, los premios y todas esas patrañas. Titanic ganó 11 oscars y es una mierda (aunque la dirigió uno de mis favoritos).

El caso es que no hacemos cine innovador... Sólo veo noticias del telediario expandidas, es el cine con menos imaginación del mundo. A parte de hacer un par de dramones de lágrima fácil, no salimos del pipi, caca, culo, teta.

Que alguien me diga una película española, de las de ahora, que sea recordada dentro de 10 o 20 años por el mundo entero.

Nos quejamos de bajo presupuesto, pero por ejemplo mira Cabeza Borradora (EraserHead) de David Lynch, sin apenas medios y pelícua para la eternidad.

El problema no reside en el dinero, si no en el cerebro.

El cine español murió junto a Luis Buñuel, ahora sólo quedan frikis y maricones.

12:35 a. m.  
Blogger enblanco said...

hola buenaS TARDES OS DEJO MI DIRECCION PARA QUE ME DIGAIS LO QUE PENSAIS,GRACIAS
WWW.ENBLANCODIVX.BLOGSPOT.COM

8:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home