18.2.08

¿Escribe sobre lo que conozcas?

Últimamente le vengo dando vueltas a una cuestión.
Mucha gente dice que uno debe escribir sobre aquello que conoce.
No escribas un western si no has pisado el Salvaje Oeste, no hables del Telón de Acero o de un psicópata si eres un tipo de Pamplona que lo más arriesgado que ha vivido ha sido un fin de semana de Sanfermines.
Entiendo esta opinión pero, si uno escribe sólo sobre aquello que conoce... ¿tendrá muchas historias que contar? ¿serán entretenidas? ¿Debe trabajar uno como espía para poder escribir un thriller?
¿No es esta idea (escribe sobre aquello que conozcas) más o menos incompatible con el concepto de guionista profesional?
¿Qué pensáis? ¿Os habíais planteado alguna vez esta cuestión?

Etiquetas: ,

28 Comments:

Anonymous fanshawe said...

Javier Marías escribió su primera novela, En los dominios del lobo después de haberse pasado un verano encerrado en casa de su tío (Jesús Franco) en Londres viendo pelis, sobre todo porno, pero también de las otras. A partir de ahí escribió western, noir, gangsters y lo que fuese.

Aún no he conseguido interesar a nadie con mis historias de estudiante de doctorado que no entra en el departamento y termina siendo profesor de español para turistas, pero no pierdo la esperanza.

11:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo he pensado mucho en eso, y a la conclusión a la que he llegado es que creo que puedes escribir sobre lo que quieras: superhéroes, mundos mágicos, espías, inspectores de hacienda... algo que puede no tener nada que ver contigo, pero que, en el fondo, el contenido de la historia si que tiene que ser algo cercano, experiencias conocidas para poder trasmitirlas bien. Ejemplo: Star Wars (la primera) trascurre en una galaxia muy lejana, pero no deja de ser la historia de un chico que quiere volar y dejar atrás la infancia.

12:26 a. m.  
Anonymous M said...

Creo recordar que en algún momento hablaste de Juan Miguel Lamet (¿pudiste tenerle de profesor?), hombre honorable que siempre anda diciéndonos eso mismo a sus alumnos.

-Si escribís sobre lo que sabéis vuestras historias serán mucho más emociontes.

A mí me llevan los demonios cuando le escucho esas palabras -porque soy un tipo que ama el noir, la ciencia ficción y otro tipo de cosas calificadas injustamente de subgéneros-; a pesar de todo se le tiene cariño con sus manías.

En todo caso, la verdad es que llevo toda la vida saltándome esa regla y no me ha ido demasiado mal.

1:33 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Quizas el consejo adecuado sería: escribe sobre lo que sepas y lo que no sepas búscalo. Documéntate.

Supongo que es mejor cuando conoces bien tu historia y sientes conexión con tus personajes, aunque sean cefalópodos de galaxias impronunciables.

1:37 a. m.  
Anonymous kaburka said...

¿Y que hacemos con Shakespeare, de quien se dice que nunca salió de Inglaterra? ¿Deberíamos preguntarnos quien fue el camello de Philip K. Dick?
¿No será que habrá que escribir sobre lo que la imaginación le de a uno de si? Eso sí, como dice anónimo, documentándose.

2:34 a. m.  
Blogger mentiroso said...

Hay que escribir sobre lo que se conoce, pero eso no significa que tengas que viajar al salvaje opeste para hacer un western: escribe una historia sobre los códigos de honor si crees que puedes decir algo sobre ellos, y colócala en el salvaje oeste; escribe una historia de amor si crees que puedes y quieres contarla, y sitúala en la Venecia renacentista o en un instituto de michigan, escribe sobre la amistad, y sitúa alos personajes en una luna de Júpiter...

10:18 a. m.  
Anonymous Anónimo y Veneciano said...

¿Más preguntas retóricas?

10:32 a. m.  
Blogger Tambores y Pistolas said...

Para ser de los buenos hay que hablar de tu vida. Los malos... Claro, los malos inventan chorradas. Pero encontradme un buen guionista que no escriba sobre algo que conozca y empezamos a hablar. Y no me vale Aaron Sorkin: es politoxicomano, que es lo mismo a ser presidente de los Estados Unidos.

10:41 a. m.  
Anonymous Payasete said...

Escribe. Eso lo primero. Y suele ser sobre lo que puedes, más que sobre lo que quieres. Vale, escribamos westerns, y en España nos saldrá "800 balas", no "Sin perdón". Pensemos un western como Dios manda con actores epañoles y que vaya en serio... como mínimo te tiran tomates.

11:52 a. m.  
Blogger Galahan said...

Pues ya ves, Julio Verne a tomar por culo, entonces.

El problema yo creo que es el de plantearse si por escribir un western, ciencia ficción, etc... no estamos haciendo otra cosa que escribir de lo que conocemos, pero en otra época. En otro lugar. ¿No?

Hombre, esa regla a mi me valía para los monólogos de comedia, pero para guiones en general la veo restrictiva. Y no es lo mejor como punto de partida cuando vas a escribir, me a a mi.

Yo apuntaría más a: "Escribe sobre lo que te apetezca". Y no es una pollada, eh.

12:16 p. m.  
Blogger Zero Neuronas said...

Esta es una discusión que suelo tener con un compañero. Yo creo, como uno de los anónimos, que lo que tienes que hacer es documentarte bien sobre lo que vas a escribir. John Irving escribió su novela "Un hijo del circo" sin haber pisado la India, y no sólo transcurre casi toda allí sino que está tan bien descrito que parece que Irving hubiera vivido allí una larga temporada.
De todas formas, en el fondo siempre estás escribiendo de lo que sabes, sitúes tu historia donde la sitúes.

12:42 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que John August escribió sobre el tema en su blog...

Y llegó a la conclusión de que "escribe sobre lo que conozcas" significa que escribas SOBRE LOS MATERIALES QUE MEJOR CONOZCAS (películas de un tipo, libros de otro...)en vez de ESCRIBIR ÚNICAMENTE SOBRE AQUELLO QUE HAS VIVIDO O EXPERIMENTADO.

Si fuera así, muchos guionstas escribirían únicamente sobre ir de bares y navegar por internet...

1:03 p. m.  
Anonymous El hombre del sombrero said...

Sinceramente, creo que esa afirmación tomada de forma literal es una absoluta tontería. Podría entender una reflexión de ese estilo si apelara, por ejemplo, a utilizar tu experiencia en el ámbito de los sentimientos y las relaciones humanas para aplicarlas a cualquier contexto en el que quieras desarrollar una historia. Más allá de esa benévola interpretación no podría estar de acuerdo con esa frase. Pero, ojo, tampoco estoy de acuerdo con los que se meten en universos que desconocen de forma frívola y superficial. Hay que ser un poco serios y coherentes, nada más. Sentido común...

Si no os importa acabaré con unos versos de una canción de Sabina (La del pirata cojo) que ilustra de alguna forma este tema, según creo:

"Si la vida se deja yo le meto mano
y si no aún me excita mi oficio,
y como además sale gratis soñar
y no creo en la reencarnación,
con un poco de imaginación
partiré de viaje enseguida
a vivir otras vidas,
a probarme otros nombres,
a colarme en el traje y la piel
de todos los hombres
que nunca seré..."

Saludos.

1:15 p. m.  
Blogger Jorge said...

Joder !!!

Sócrates no tenía ni puta idea de nada y todavía lo seguimos leyendo...

1:37 p. m.  
Anonymous El Dentista said...

Muy bien, ya estamos citando a intelectuales de verdad, a Sabina. ¿Alguien sabe que opina Rody Aragón de este tema?

1:46 p. m.  
Anonymous Mangeclous said...

Si bien es cierto que lo normal es sentirse más cómodo al tratar sobre temas, situaciones y personajes con los que uno está familiarizado, creo que si tienes claro lo que quieres contar no es tan difícil adaptarlo a un universo distinto al "original".

Y aunque en principio se desconozca todo sobre un tema determinado, para eso está la labor de documentación, ¿no?

El problema surge, creo, cuando tu ignorancia empieza directamente por lo que quieres contar... :)

2:19 p. m.  
Anonymous El hombre del sombrero said...

A EL DENTISTA: Bueno, no pretendía ofender citando a Sabina. Simplemente creí que después de mi análisis acerca de la cuestión podía ir bien una ilustración de ese tipo, en la que se expresa la posibilidad de vivir, a través de la creatividad, la realidad vital de otras personas. No acostumbro a menospreciar una reflexión cuando considero que es buena, venga de un cantautor, de un filósofo o de un taxista.

Puedo entender que estés en contra de los que han elevado a la categoría de intelectual a Sabina (tengo amigos que opinan como tú y creo que tienen parte de razón), idealizándolo y convirtiéndolo en poco menos que un poeta del siglo de oro, pero creo que ésta no era una ocasión correcta en la que lanzarle dardos, ya que los versos que he puesto antes encajan perfectamente, según creo, con lo que aquí se está debatiendo.

Bueno, nada más, creí oportuno y justo hacer esta aclaración.

Saludos.

3:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Excelente, dentista. Quedamos, pues, a la espera de que publique la lista oficial de intelectuales susceptibles de ser citados sin merecer descrédito y escarnio público.

5:05 p. m.  
Anonymous El Dentista said...

Ahí va esa lista que me pide un anónimo.

Lista de intelectuales susceptibles de ser citados:

1. JOAQUÍN SABINA NO

Fin de la lista.

6:40 p. m.  
Blogger Prisamata said...

En una novela de Carvalho, El Balneario, Montalbán coloca a un personaje que parece ser un trasunto de él mismo, un escritor, en medio de una trama de crímenes en un balneario del cual los usuarios no pueden salir hasta que no se halle al culpable. Mientras que todos los personajes participan de la trama y se mueven por el lugar ansiosos por el exceso de tiempo libre, el novelista se queda encerrado en su habitación escribiendo. Carvalho, en un momento dado, le pregunta si, siendo escritor, no sería mejor salir de su habitación para empaparse de los sucesos extraordinarios que están ocurriendo a su alrededor. No recuerdo exactamente la respuesta del escritor/Montalbán, pero este le replica algo así como que para su trabajo imaginar es más fértil que vivir.

Por supuesto, uno solo debe escribir sobre aquello que le emociona. Lo haya vivido o no. Hay mil mundos dentro de uno.

7:52 p. m.  
Blogger Daniel said...

Me habéis impresionado con los comentarios (por cantidad y calidad). Sí, ya sé que tengo los mejores lectores del mundo, pero a veces se me olvida. ;)

Creo que no voy a poder contestar uno a uno. Pero... voy a intentarlo.

Fan... sí, es cierto, me leí esa primera novela de Marías: toda llena de referencias a pelis, al género. Tiene poco que ver con lo que escribió después, seguramente es lo más espontáneo que ha escrito, pero, posiblemente, no es de lo mejor, ¿no?

Muy de acuerdo, anónimo, yo también he llegado a esa conclusión, más o menos. Creo que lo que dices es... puro sentido común.

M, sí, tuve a JM Lamet (y para mí fue una suerte y un honor) como profe. Sí, era él quien decía la frase de marras. A mí también me ponía nervioso pero... acabé dándole la razón (pero no completamente).

Otro anónimo con sentido común. Sin embargo, hay cosas que no son de documentación. Por ejemplo, puedes aprender mucho sobre la guerra pero... ¿puedes evocar lo que siente un soldado en un campo de batalla, puedes contarlo de una manera original y no basada en otras pelis o novelas?

Sí, Kaburka, tienes mucha razón. Interpretar la frase literalmente sería bastante restrictivo, ¿verdad?

Otro lector con sentido común. Mentiroso, estoy muy muy de acuerdo contigo.

No anónimo y veneciano, era una pregunta sincera a la que intento contestarme últimamente.

Tambores (de verdad Fer, siento haberte fallado ayer para el basket) creo que hay algo de verdad en eso que dices. Pero supongo que esos, los grandes, son los autores. Los que cuentan aquello sólo lo que conocen pero en diferentes géneros, tiempos, lugares... pero siempre ellos.

Payasete... creo que 800 balas era una película sobre el cine, ¿no? Una especie de réquiem al spagheti western (no, no sé escribir bien spagheti, nunca lo supe)o, más que nada, a la gente que trabajó en él.

Escribe sobre lo que te apetezca, claro. De acuerdo, gal. Pero, para que sea original, pon algo tuyo, ¿no?

Cierto, zero, hay algo de ti que, inevitablemente, está en lo que escribes.

(ahora tengo que irme, seguiré contestando)

9:14 p. m.  
Blogger budoson said...

creo que todo el mundo puede tirar de vivencias, por escasas que sean, mezcladas con libros, películas, historias de otros, etc. y convertir la mezcla en algo genial. y más vale que sea así, porque se lo dice un tipo de pamplona.

1:37 p. m.  
Blogger La navaja en el ojo said...

Menuda casualidad. Mi penúltimo post en lanavajaenelojo (estaba como entrada más reciente hasta hace unos minutos) iba justo sobre si esto es o no un buen consejo. Además de todos lo problemas que tú planteas, yo encontraba los que surgen a quienes escriben autobiografía, como por ejemplo, no ser capaz de trasladar el conflicto al espectador, ya que él/ella ha sufrido tanto que cree que eso por sí solo ya se tiene que entender como algo difícil.

8:19 p. m.  
Anonymous Toni Nievas said...

DESHIELO.
La peor pelicula del cine balear y la primera pelicula directamente al youtubes por capitulos.

http://www.lacoctelera.com/toninievas

2:02 a. m.  
Blogger Miss Julie said...

En mi modesta opinión creo que el primer anónimo da en el clavo, lo importante es que el contenido de las historias tienen que ser cercanos y, añado yo, universales. El ejemplo de Star Wars es perfecto, una trama universal con la que muchos nos podemos identificar (un chico que tiene que hacer el viaje de crecer) con una gran dosis de fantasía, imaginación, y documentación sobre la época y el lugar donde transcurre -si no es en el futuro. Evidentemente no hace falta morirse para escribir sobre un moribundo y creo que tampoco hay que tomarse el consejo de Lamet -sabio consejo- al pie de la letra.

Por cierto, que este tema me da pie para un post nuevo en mi blog. ¿Me permites citarte, Dani?

4:56 p. m.  
Blogger Minyacairiel said...

Estoy de acuerdo con varias de las cosas que se dicen aquí. Todos hemos tenido miedos, así que puedes extrapolarlos y escribir Saw. O hemos estado en una empresa llena de redes subterfugias de poder, y podemos escribir sobre conspiraciones. O hemos soñado con el crimen perfecto (aunque de momento me limito a pensar en parar el tiempo en un centro comercial... mmmm...) y eso te vale para meterte en la piel de un psicópata. Obsesiónate con algo, y conviértelo en una patología. Se trata de acumular experiencia vital que te permita una empatía a la hora de construir personajes y escenarios, yo creo.

12:12 a. m.  
Blogger Íñigo said...

Hola Daniel,
Yo creo que se puede escribir de lo que se quiera. Dentro del proceso de escritura, entran más factores que los hechos que conocemos por cercanía: otras historias, vivencias de otras personas, las noticias y un largo etcétera de fuentes. Si se escribe sobre algo que se conoce bien, es verdad que resulta más sencillo plasmarlo y explicarlo, con más detalles y de una forma más disciplinada, pero no es la única forma válida.
Te cito en mi blog a raíz de este artículo, ¿ok?
Saludos,
Íñigo

11:12 a. m.  
Anonymous Helga said...

"Escribe sobre lo que no sabes, porque descubrirás que hay una parte de ti que sí que sabe. Aprenderás cosas nuevas que no sabías que sabías. Siempre hay una sensación de descubrimiento, de descubrimiento personal". Es una frase de Bill Wittliff, guionista de "La tormenta perfecta", que acabo de leer. Y no puedo estar más de acuerdo.

3:32 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home