12.11.07

Después de ver Studio 60 (I)




Bien, hace ya unas cuantas semanas acabé de ver la primera y única temporada de “Studio 60 on the Sunset Strip”, la última serie de Aaron Sorkin, mi guionista favorito.

¿Guionista favorito? Hmm… eso suena un poco adolescente, ¿no? Parece como si tuviera una foto suya en mi carpeta.

Bueno, si tuviera carpeta, tal vez estaría su foto.

De momento, ya estoy empezando a dejarme las ojeras como él.

Para mí, una serie de Sorkin es puro espectáculo. Eso sí, no hay coches estrellándose, ni cuentas atrás vertiginosas.

Una serie de Sorkin es una espectacular e impúdica exhibición de inteligencia.

No es que "Perdidos" o "Los Soprano" estén escritas de manera menos inteligente. Ni mucho menos.

La cuestión es que, en mi opinión, "El Ala Oeste" o "Studio 60" son, en gran parte, series sobre la inteligencia.

Una serie de Sorkin es una serie para adultos (no, no hay consoladores).

Adultos que no tratan de evadirse de la realidad sino de comprenderla.

Adultos que no quieren dejar de serlo. Posiblemente, al contrario, adultos que quieren ser más adultos todavía.

Este texto se está poniendo denso... y todavía viene lo peor.

Empieza...

La parte abstracta del post

(Sáltatela si estás conduciendo)

Una serie de Sorkin te trata como… si tú fueras Sorkin, o uno más de sus idealizados personajes, como si fueras una persona brillante e inteligente, divertida y articulada. Como si supieras quién es Píndaro y en qué consiste la teoría de las supercuerdas. Como si pudieras captar una broma que relaciona a Píndaro con las supercuerdas.

Hay gente (supongo que por complejo de inferioridad) que se siente agredida por tal exhibición de ingenio e inteligencia (a veces, aunque sea poco habitual, estas dos cualidades van unidas). Califican los diálogos de Sorkin de poco verosímiles (y tienen razón, son mucho mejores que los diálogos verosímiles), le califican a él de soberbio (sobre esto no tengo dato alguno). Le acusan de hacer que todos sus personajes sean reflejos de sí mismo (¿es eso una pega cuando uno es tan brillante? ¿No sería peor hacer - como muchos guionistas - que sólo los personajes protagonistas sean tan listos como el autor? - Nota para el futuro: escribir algo sobre los personajes como representación de las diferentes opiniones de un mismo autor sobre un asunto. Es decir, los personajes como funciones mentales y... la mente del autor como una casa de locos-) En resumen; la legión de detractores de Sorkin casi iguala a la de sus admiradores.

Otros espectadores (supongo que por inferioridad, sin complejos) simplemente abrimos la boca, atónitos, agradeciendo la oportunidad de poder ver una serie así. Y preguntándonos quién carajo era el tal Píndaro.

Es mi caso.

A mí me gusta que, al menos durante una hora por semana, para variar, alguien me trate como si fuera inteligente y culto.

Una serie de Sorkin me proporciona más placer que el sexo oral (activo o pasivo) o comer bombones de chocolate. Más placer incluso que una sabia combinación de sexo oral y chocolate.

(Sí, cariño, puedes intentar que cambie de opinión. De licor, sí, mucho mejor).

Una serie de Sorkin me proporciona algo mejor que beber después de un día de sed.

Me da... más sed.

Sed insaciable de conocer la realidad, de salir al mundo, de devorar libros y periódicos, de aprender idiomas, de conocer tradiciones exóticas, de estudiar teorías científicas y de buscar la palabra adecuada para completar cada frase.

Es decir, las series de Sorkin celebran la vida.

Al menos lo que yo entiendo por vida: la lucha del hombre por dominar la realidad, es decir, por conocerla.

Aquí acaba la parte abstracta del post

(Puedes volver a subirte al tractor)

Ahora Sorkin está pendiente de estrenar en Broadway (si le dejan los tramoyistas en huelga) su obra “The Farnsworth Invention”, sobre un aparato que Philo Farnsworth contribuyó a inventar.

El aparato es, cómo no, la televisión.

Por cierto, ¿habíais oído hablar del tal Farnsworth? No, ¿verdad? Yo tampoco. A esto me refería con la sed de conocimiento que despiertan las obras de Sorkin.

Aquí podéis leer una estupenda entrevista con Sorkin sobre esta obra (en inglés).

(Pronto continuaré escribiendo, esta vez sí, sobre "Studio 60")
Notas:

1. Hay partes de este post que no entiendo ni yo. No te pasa nada.

2.1 Siempre me meto en estos líos cuando pongo ejemplos: según la Wikipedia,
Píndaro era un poeta lírico griego de lenguaje especialmente elevado y difícil, aficionado a establecer asociaciones bruscas e inesperadas entre términos. Escribió unos cuantos epinicios en los que muestra los triunfos de un atleta como reflejo de la victoria de lo Bello y lo Bueno sobre la mediocridad. ¿Epinicios? Ejem... eso ya lo buscas tú mismo, guapo.

2.2 La teoría de las supercuerdas, ejem, no la entiendo. Por lo que he leído, también
aquí, en la Wikipedia, se trata de un intento de unificar varias teorías de cuerdas. Vale, de ahí lo de supercuerdas. Al parecer, la física teórica tiene problemas para conciliar la ley de la gravedad (tal y como está explicada en la teoría de la relatividad general - no, ni idea de esto tampoco) con la mecánica cuántica. Cito textualmente: "La idea básica es que los constituyentes fundamentales de la realidad son cuerdas de una longitud de Planck (cercano a 10−35 m) que vibran a frecuencias de resonancia. Cada cuerda en teoría tiene una única resonancia, o armonía. Diferentes armonías determinan diferentes fuerzas fundamentales."

Etiquetas: , ,

12 Comments:

Blogger sobreunanube said...

Pues yo voy por el episodio 14 y no me queda otra que darte toda la razón y unirme al grupo de telespectadores que se quedan atónitos.

Por cierto, el no va más del placer debe ser la sabia combinación de chocolate y sexo oral mientras ves Studio 60.

Me quedan 8 episodios, a ver si hay suerte :-)

8:36 p. m.  
Blogger Sheppard said...

Yo he visto la temporada completa y me pareció impresionante, yo también me uno al grupo de los atónitos. Cada diálogo es un esfuerzo intelectual del vidente, pero, aun así, consigue mantenerte en vilo durante toda la serie, concentrándote en los diálogos, y tratando de no perderte.

Sorkin es un genio, y todavía no me explico el fracaso de audiencia de esta serie, pero que se le va a hacer. De todas formas, yo opino igual que Casciari, según el, Sorkin ya sabía que solo iba a poder hacer una temporada de esta serie.

8:59 p. m.  
Anonymous mozo said...

Hombre, no creo que Sorkin estuviera convencido de que Studio 60 sólo iba a durar una temporada. Viniendo de donde venía, Sports Night y West Wing, me parece que esperaba mucho más.

Yo creo que el gran problema de la serie es que al espectador medio le importan tres pepinos los entresijos de un programa de televisión. Máxime si luego le das una oportunidad y compruebas que:

a) los sketches no tienen gracia (a mitad de temporada se dan cuenta y los eliminan casi completamente)

b) Es dificil encariñarse con los personajes, en especial con el grupo actoral. Si yo fuera Matt Albie los habría echado a todos.

Pero esto es lo que piensa el espectador medio. A mí me parece una maravilla, claro. Es de esas series a las que hay que darles carrete, como a The Wire, porque es un producto tan bueno que engrandece una cadena. La echaremos de menos.

2:48 a. m.  
Blogger ivan kireev said...

A pesar de haber visto algunas de sus pelis como guionista (Malice, A Few Good Men), es con "The West Wing" que se dan mis primeros pasos -como supongo los de todos- en el mundo televisivo de Sorkin: un sitio donde me siento más en casa que en mi propia casa. Luego vi Studio 60 y al final, empecé por sus primeros pasos en la TV: Sports Night. Me ha encantado descubrir el universo Sorkin de este modo, porque lo convierte en “algo” “asequible”: lo siento más “humano” y mucho más cercano, quizá porque al tener recursos limitados, debe sacarle más partido a su talento.

Pero todo esto ya debe ser obvio para el Guionista en Chamberí y sus lectores. Quería hablar de alguien que en mi libro está casi igualado en ranking: Tom Stoppard. Más teatral que televisivo, Sorkin y Stoppard comparten una inteligencia inspiradora. Si no lo conocen, os lo recomiendo; aunque los juegos lingüísticos de Stoppard complican su traducción.

9:38 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Gracias por el post. Te reconcilia un poco con uno mismo.

Y completamente de acuerdo con tu explicación "abstracta". Yo también soy uno de esos que necesita saber por qué y para qué tiene uno que escribir, leer o ver buena televisión, (cine... etc.).

Casi me has convencido de volver a abrie el emule y bajarme de una vez Studio 60...

Un saludo desde el otro extremo de Chamberí, Argüelles.

:p

6:15 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hey dani, ¿has visto life on mars? me han pasado la primera temporada, y aún estoy alucinado (y verde de envidia)

mis disculpas si ya has hablado de ella y me perdí esa entrada en el blog....

1:38 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Disfruto cada uno de los episodios de esta serie. Lástima que los subtítulos que encontré funcionen tan mal. ¿En algún sitio se pueden encontrar con garantías?
Me deja sin palabras la serie...

12:19 p. m.  
Blogger Daniel said...

¡Menudo nivelón de comentarios!

¡Esto sí que me enorgullece!

Sobreunanube, creo que te queda el "Disaster show" o algo así, un capítulo (ese en el que sale Alison Janney, la CJ de "El Ala Oeste") que me dejó bastante flipado. Ya me comentarás cuando llegues.

sheppard, muy de acuerdo contigo. Muy recomendable el texto de Casciari sobre Studio 60. Sobre las causas del fracaso de audiencia, al menos, las que yo intuyo, escribiré un poquito en la segunda parte de este post.

Mozo, estupendo comentario, muy de acuerdo. Creo que ese punto a) es una de las causas principales de la baja audiencia.

Sobre lo de si Sorkin sabía que sería su única temporada o no, supongo que empezó esperando que la serie durara más pero... a lo largo de la temporada, fue siendo consciente de que aquello se acababa. De hecho, hicieron un parón en la emisión para dar tiempo a hacer cambios.

Ivan, muchísimas gracias por la recomendación, me reconozco bastante inculto respecto a Stoppard... intentaré ponerme al día. Mi "relación" con Sorkin ha sido muy parecida a la tuya (ahora estoy viendo los viejos episodios de Sports Night es curioso ver a Nate de "A dos metros bajo tierra" con unos cuantos años menos, ¿verdad?

Gracias al anónimo de Argüelles, ¿sin emule? ¿Por ética, por pereza, por incapacidad tecnológica? Studio 60 es una buena serie, no te la pierdas. Eso sí, en mi opinión, algo por debajo de "El ala oeste". Ya me contarás...

anónimo... (¿eres el mismo de antes, el de Argüelles?)
Sólo he visto dos o tres episodios de Life on Mars, me gustó bastante... (producción increíble, original) pero reconozco que no me enganchó. Igual debo darle otra oportunidad... Por cierto, creo que se estaba preparando "remake" USA, pero no estoy seguro.

12:31 p. m.  
Blogger PLSEGOVIA said...

Comparto tus opiniones sobre las series de Sorkin y lo que te proporcionan:
Sed insaciable de conocer la realidad, de salir al mundo, de devorar libros y periódicos, de aprender idiomas, de conocer tradiciones exóticas, de estudiar teorías científicas y de buscar la palabra adecuada para completar cada frase.
Bueno no todas, el sexo oral (con chocolate, sin chocolate, con o sin alcohol) siempre me ha gustado mucho más.
Espero tu comentario sobre Estudio60.

8:11 p. m.  
Anonymous Guionista Hastiado said...

Cómo no me voy a identificar con este post, cuando en la televisión de este país, y sobre todo en comedia, pasa exactamente lo contrario: todos los personajes tienen que ser IMBÉCILES. A no ser que sean mujeres, en cuyo caso, o están LOCAS, o son unas AMARGADAS cortapichas.

Ala, ya me he desahogado. Cómo me ha molado "Studio 60", una serie de guionistas y para guionistas, qué gustazo.

9:36 a. m.  
Blogger Miss Julie said...

¡Oh Dios mío Dani! Ha sido un placer leer tu post, tb. Me sumo a "Sobreuna nube" con lo de mezclar sexo oral y chocolate pero discrepo con lo de simultanearlo con ver Studio 60, aunque como yo no fumo, la sustituiría por el cigarrito de después. (Por cierto, ¿lo del cigarrito de después se sigue haciendo? es que me acabo de dar cuenta de que sólo me relaciono con no fumadores)

También se te ha olvidado decir que es super atractivo físicamente -al menos en las fotos sale guay-. Si tuviera carpeta lo llevaría en ella, seguro.

Un beso wapo.

1:27 p. m.  
Blogger Daniel said...

plsegovia, tal vez es que lo tengo... demasiado olvidado. ; )

hastiado, y tanto, una serie sobre guionistas que supongo que nos gusta especialmente a nosotros. Bastante cierto eso que dices sobre los personajes, escasean bastante los inteligentes en nuestras series, ¿no?

Hola, Miss, mi compañera de karaoke favorita... me he puesto celoso al leer ese comentario sobre el atractivo de Sorkin, menos mal que luego, con ese smsero y juvenil "wapo" me he consolado un poco. Un beso... wapa.

3:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home