14.9.07

Quien roba a un ladrón...

Mi guionista-blogger favorito, John August, se hace aquí una de las preguntas que todo el mundo se plantea...
"¿Por qué ahora son tan buenas las series dramáticas (*) de televisión?
Porque han tomado prestados el aspecto, el estilo y la ambición de las películas de cine.
Son mini-películas, mejores que las películas de verdad.
Ahora es el momento de robarles algo a ellas."
Estoy muy de acuerdo con la respuesta.
Creo que ése es el secreto: los dramas televisivos actuales parecen películas (efectos digitales, complejidad narrativa, excelentes personajes e historias, grandes presupuestos...)
En la sección de comentarios, improvisa una lista sobre algunas cosas que cree que el cine debería "robarles" a las series actuales:
"- Complejidad narrativa
- Cuestionamiento agresivo de las convenciones del cine
- Concentración de las decisiones creativas en una persona
- Sorpresa por encima del espectáculo
- Directores a los que les importen algo los diálogos
- Aristas no pulidas."
En resumen, la receta es:
riesgo,
riesgo y
...más riesgo
¿Qué opináis? ¿Estáis de acuerdo con August? ¿Hay más riesgo en la tele que en el cine actual? ¿Se pueden trasladar estas opiniones a la ficción que se hace en España?
(*) En mi opinión, August acierta al especificar que se refiere a las series dramáticas. Las comedias (con las excepciones de "The Office" y "Curb your enthusiasm") no parecen vivir un auge tan espectacular.

Etiquetas: , , ,

9 Comments:

Anonymous laserie said...

Tú lo has dicho. Riesgo
Yo añado: capacidad de síntesis
y mayor posibilidad de explicar más cosas (obviamente hay más tiempo de emisón).
Las series además permanecen más tiempo como un buen recuerdo en nuestra memoria.

En comedia te olvidas "weeds". Puro riesgo. Impagable ese Shane.

3:46 p. m.  
Blogger Jorge said...

esto va referido al comentario sobre el scanner del post anterior...
ya te has cargado MI scanner????

un beso

y a colación de este último post creo que las comparaciones son odiosas puesto que el factor tiempo desvirtúa completamente la confrontación, el lenguaje puede ser parecido y técnicamente se pueden aprovecher cosas de uno y otro medio, pero indudablemente la posibilidad de una narracion pausada sin la presión de comprimirla en un formato de 2-3 horas de duración impide una valoración objetiva. Son dos medios diferentes, manzanas y peras...

6:13 p. m.  
Anonymous laserie said...

ah!! Muchas gracias por el enlace. De veras.

6:29 p. m.  
Anonymous Tusitala said...

Si hay algo que falta en nuestro país es precisametne riesgo. He ido a vender series a las cadenas y puedes leer en sus ojos el miedo cuando lo que tienen delante no es algo que pueden comparar a un éxito de a competencia. Uno de los verbos malditos en esos despachos es... "sesga". Eso quiere decir que tu proyecto auyenta a un sector de la audiencia. Las cadenas generalistas quieren TODA la audiencia, razón por la que no apostarán por una serie que sea... "sólo para gente urbana", "sólo para treintañeros", etc, etc...

Otro gremio que carece de riesgo es el de las estrellas. Y ojo, que no digo actores, sino estrellas... actores consagrados y que deciden si un proyecto va para delante. Aquí no se atreve a hacer un Toni Soprano nadie, y lo digo bien alto... nadie ¿Un personaje que es un asesino, putero, mentiroso, machista, homófobo... en resumen, un personaje de verdad? Nadie. Los Emilios, Coronados, Lidias Bosch, Imanoles, Anas Duatos y demás... todavía están en un estadio en el que confunden su imagen pública con su personaje. Si en una lectura de guión, o en una llamada de atención al productor ejecutivo tras leer el guión dicen... "yo no haría esto", no se refieren a su personaje, sino a ellos mismos. Y de nada sirve responder... "ya, pero es queno se trata de ti, sino de tu personaje". No habrá nada que hacer.

6:43 p. m.  
Anonymous Metabarón said...

Hablamos de ficción televisiva yanqui, ¿verdad?

Porque la española no está como para ponerse a imitarla...

Pero Johnny tiene razón: solamente hay que ver cosas como "Nip Tuck", o "Lost".

2:08 p. m.  
Blogger Daniel said...

Serie, cierto, "Weeds" es una laguna que tengo, pronto me veré algunos episodios. ¡Gracias a ti (vosotros) por el link!

Jorge, no, el scanner que murió fue el anterior, al que el tuyo sustituyó. Muchas gracias, crack, ya ves que lo utilizo.

Sobre lo que dices, la ventaja de las series sobre las pelis, el tiempo de desarrollo de personajes y tramas, es cierto pero hasta ahora eso no se había utilizado tan bien. Algo ha cambiado en los últimos años y ha hecho que ver una temporada de una serie sea como ver 13 o 26 películas buenas seguidas.

Muy de acuerdo, tusitala, pasando ya a España, el riesgo que asumen las cadenas es mínimo. Si te fijas, como ya avanzábamos aquí (al hablar del nacimiento de Cuatro y la Sexta) la ficción está empezando a arriesgar un poquito al aumentar la competencia (por primera vez en mucho tiempo empiezan a existir series de menos de una hora de duración y muchas de ellas cada vez buscan un público más específico - Cuatro ha sido una de las pioneras en esto).

También es cierto lo de los "actores estrella" pero eso es algo muy extendido. Creo que Goldman contaba algunos casos muy divertidos sobre esto en sus "aventuras de un guionista en Hollywood".

Sí, metabarón, creo que excepto tusitala, los demás han estado hablando más de la ficción yanqui. De todos modos, yo sí creo que algo habrá que observar de la ficción televisiva española, que logra lo que el cine no suele conseguir: conectar con el público.

10:49 a. m.  
Anonymous Sabedenada said...

Resulta curioso que el público tienda a apreciar en la series españolas lo mismo que denosta en las películas españolas: su cercanía. Parece que en el ámbito del hogar se tolera que los personajes de la series tengan algo que ver con nosotros, mientras que en las películas huímos (generalizo, claro) como de la peste de todo lo que huela a cotidiano y nos recuerde que vivimos en España.

Otro asunto: una serie como "Nip Tuck" cuenta con la ventaja de que nos hace gracia que una serie americana sea tan bestia y cada capítulo sea una especie de "¡aún más bestia que el anterior!". Pero ¡ay amigo!, atrévase alguien a hacer algo similar en España y verá al día siguiente como la Concapa, la Federación de Feos Pero Orgullosos, la asociación de Cirujanos Plásticos y el jefe supremo de Corporación Dermoestética la montan gorda y la serie no dura ni tres semanas en antena.

4:40 p. m.  
Blogger Daniel said...

¡"Federación de Feos pero orgullosos"!

¡Me encanta!

8:09 p. m.  
Anonymous Minyacairiel said...

¡Y la duración! ¡Qué manejo del ritmo! Ver varios capítulos de una serie buena es mejor que ver una película porque subes y bajas todo el rato y es una sensación tan fantástica, que ahora me duermo en todas las pelis en el minuto 40...

8:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home