16.5.06

Audrey y el productor


Haciendo el tonto por Internet (si esto fuera un deporte olímpico, estaría en el podio) acabo leyendo detalles que no sabía - y tampoco me hacía ninguna falta saber - sobre "Desayuno con diamantes" la película de Blake Edwards. Espero que la recordéis.

Me entero de que Marilyn Monroe rechazó el papel principal y que este mismo personaje se le ofreció a Kim Novak. Bueno, es curioso pero...

Lo que me llama la atención es que, al parecer, en cuanto acabó una de las primeras proyecciones privadas, uno de los productores se puso en pie y dijo: "bien, lo primero que tenemos que hacer es cargarnos esa canción tan tonta".

Según dice esta versión, Audrey Hepburn replicó que eso se haría sólo pasando sobre su cadáver.

La canción siguió en la película. Es "Moon River" claro.

Lo de Audrey Hepburn se entiende, pero ese productor... ¿en qué demonios estaba pensando? ¿Qué había desayunado ese tipo? ¿Era sordo?

¿Cuántas escenas maravillosas, cuantas canciones o frases o planos brillantes se habrán quedado en el suelo de la sala de montaje, en la memoria de los que vieron aquella primera copia de trabajo?

9 Comments:

Blogger Pianista en un Burdel said...

¡Bien por Audrey! Nos quejamos de que las estrellas tienen demasiado poder, pero muchas veces lo usan para salvar una película.
Yo había oído que Max Steiner, el músico de Casablanca, no quería que "As Time Goes By" formase parte de la banda sonora.

8:31 a. m.  
Anonymous acho said...

Yo creo que lo más interesante del asunto es... ¿Cuantas de esas ideas hubiéramos dejado en el tintero nosotros mismos? Algunos de los hallazgos más increibles de la historia parecían descabellados cuando se concibieron. A mí me llega a contar David Lynch lo de Twin Peaks, con su enano y su asesino fantasmal, y si está en mi mano a lo mejor no hay serie. "Nadie sabe nada", que diría Don William Goldman.

Ah! Y en lo de hacer "ese " deporte cibernaútico, compartimos podio. Así, a ojo, yo diría que incluso la medalla de oro es mía y solo mía...

10:48 a. m.  
Blogger Daniel said...

Justo eso es lo que quería decir con el post, acho, lo que no llegué a escribir.

La única frase cierta sobre este negocio, la de Goldman. Nadie sabe nada (y eso es todo lo puedes llegar a saber)

Seguramente ese productor era un tipo con talento que había hecho un montón de pelis estupendas.

Por cierto, la primera elección para el personaje que hizo George Peppard fue Steve Mc Queen. ¿Os imagináis una versión de "Desayuno..." con McQueen y Kim Novak o Marilyn? Puff... puro sexo y... menos encanto, ¿no?

12:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lo peor (saltando en el tiempo) hubiera sido ver a Emily Watson en "Amelie", que era la primera opción. Qué urticaria me hubiera dado, oye.

1:07 p. m.  
Anonymous Exigencia máxima said...

¿A quién le importa una película en blanco y negro cuyos protagonistas están todos muertos? Hay que vivir al día.

8:06 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hey, que Desayuno con diamantes es en color.

8:20 p. m.  
Anonymous MAR said...

bueno que alguien diga que el cine antiguo no es para tomar en cuenta xq están muertos!!!! por diosss!!

desde luego menos mal que la cultura existe aunque haya gente que le da la espalda!!

Gran película, grande IMDB que te deja conocer cositas como esas. Mira las anécdotas de GILDA y de GREASE tb son muy buneas!!

6:57 p. m.  
Blogger Irene Jansen said...

Marilyn Monroe no rechazó el proyecto, es que le era imposible. La historia es que Truman Capote, el autor de la novela, cuando vendió los derechos a la Paramount exigió que el papel lo interpretase Marilyn Monroe, su musa. Pero inmediatamente los Estudios Fox hicieron un comunicado oficial donde declaraban que "La señorita Monroe está bajo contrato con estos Estudios y no será cedida a ninguna otra Productora".

Efectivamente, como comenta Daniel, la película habría sido mucho más sexual con el reparto que originariamente se planteó. Pero es que así era la novela de Capote. Holly Golightly era para Capote una prostituta, no una niña ingenua y soñadora que vivía alocadamente para no enfrentarse a su propia realidad. Quizá por ello fue tan gran escándalo que el papel se le diera a Audrey, o escenas tiernas como por ejemplo precisamente aquella en la que Holly canta al son de su guitarra. Capote no quería a Audrey en la película, y se escandalizó de una prostituta cantando esa canción.

Ni que decir tiene que a Truman Capote no le gustó el resultado final. Así que no sólamente el productor, sino el mismo Truman Capote se equivocaron con una de las grandes películas míticas de nuestra historia del cine.

4:24 a. m.  
Blogger Daniel said...

Irene, por lo que leo, en esa sección de trivia de Imdb, al parecer Lee Strasberg desaconsejó a Marilyn el papel de "Desayuno con diamantes" y ésta le hizo caso. De todos modos, me parece que no puedo discutirle nada a alguien que tiene un precioso blog llamado "Desayuno sin diamantes".

Completamente de acuerdo en tu interpretación sobre las diferencias entre la novela de Capote y la película. El guionista Axelrod hizo una adaptación estupenda y... muy libre. Todo se vuelve mucho menos duro, menos sexual, pero tan encantador...

Pero ya basta... que, como dice Exigencia máxima, no hay que hablar de pelis con protagonistas muertos. Le iba a contestar que George Peppard todavía seguía encendiendo puros en pueblos texanos, después de haber logrado salir del granero en el que siempre les encerraban pero... no es cierto. Peppard encendió su último puro en el 94. Murió de neumonía ¿Tendrá algo que ver?

Emily Watson como Amélie. No sé, a mí Emily también me gusta bastante... Otra extraña opción de casting fue Ronald Reagan en Casablanca.

Uy... sorry, exigencia, también es blanco y negro y con protagonistas muertos.

11:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home